Nuestra causa

Estado de Washington

Estrategia

Imprimir

Una familia frente a su nueva casa, en Croft Place (West Seattle).

Nuestro objetivo:

ofrecer a todos los niños del estado de Washington la oportunidad de gozar de estabilidad familiar, ir a una escuela de calidad y vivir en una comunidad fuerte.

 El reto

A grandes rasgos

Las familias con niños representan casi la mitad de las 20 000 personas sin hogar que hay en el estado de Washington. Alrededor de uno de cada cuatro niños pertenece a una familia que sufre para hacer frente a los gastos de primera necesidad, como de comida y vivienda.

Los niños de muchas familias de ingresos bajos del estado de Washington empiezan el jardín de infantes sin dominar las competencias básicas del lenguaje y el comportamiento, y más de una tercera parte de estos niños no terminan los estudios de secundaria.

La Fundación ha invertido más de 1000 millones de dólares en el estado de Washington para garantizar el acceso de todos los niños a una educación de calidad, reducir el número de personas sin hogar y prestar apoyo a las familias más vulnerables.

Una de nuestras iniciativas principales en materia de educación es el proyecto Hoja de ruta del sur de Seattle y el sur del condado de King, regiones donde el 60 % de los alumnos provienen de familias inmigrantes o pertenecen a culturas minoritarias, y el 54 % proviene de familias de bajos ingresos.

David Bley dirige nuestra labor en el estado de Washington, que se enmarca en la División de los Estados Unidos de la Fundación.

El estado de Washington es un centro de la innovación y sede de algunas de las empresas más prósperas del mundo, pero las problemáticas de desigualdad social y pobreza persisten. En una noche cualquiera, en el estado de Washington hay más de 20 000 personas sin hogar; casi la mitad de esta cifra son familias. Alrededor de uno de cada cuatro niños pertenece a una familia que sufre para hacer frente a los gastos de primera necesidad, como la renta, la comida y los gastos del hogar.

A causa de problemáticas no resueltas, muchos niños de familias de bajos ingresos del estado de Washington empiezan la escuela con un bajo nivel de competencias cognitivas, sociales, emocionales y lingüísticas en comparación con el resto de los niños, y el 35 % no llega a superar los estudios de secundaria. Estos jóvenes, y muchas veces también sus padres, no están preparados para acceder a puestos de trabajo de calidad en este estado, ya que, por general, para estos se requiere un título universitario o un certificado de estudios superiores.

En el estado de Washington, la pobreza y la educación siempre han representado un reto, incluso en épocas de bonanza económica. A menudo, los distintos servicios existentes no están bien coordinados entre sí y no logran atacar los problemas de raíz, de modo que no pueden prevenirlos antes de que sucedan. La reciente crisis económica y de presupuesto estatal ha puesto de manifiesto la necesidad de abordar los problemas en materia de educación y pobreza de forma transversal y con la adopción de mecanismos innovadores.

Oportunidades

Iniciativas locales de impacto mundial

Además de trabajar para mejorar la vida de las familias de bajos ingresos del estado de Washington, también apoyamos a una gran variedad de organizaciones de Washington dedicadas a la salud y el desarrollo mundiales, como PATH, Seattle BioMed y Landesa, e invertimos en proyectos de investigación llevados a cabo en universidades públicas y privadas del estado. Los 2000 millones de dólares que hemos asignado a estas organizaciones y sus programas se han destinado a la investigación y el desarrollo de vacunas, a la planificación familiar internacional y al apoyo a los pequeños agricultores, entre muchas otras iniciativas en materia de salud y desarrollo. Las divisiones de la Fundación encargadas de administrar estas inversiones son Salud Mundial, Desarrollo Mundial, y Defensa y Políticas Mundiales.

Si bien no existe una solución única para hacer frente a la pobreza y los retos que esta entraña, al brindar asistencia de carácter vital a las familias más vulnerables de la región se incrementan sus probabilidades de acceder a una vivienda estable, encontrar empleo, forjarse un buen futuro y criar a niños sanos y decididos capaces de triunfar en la escuela, la universidad y la vida.

El estado de Washington cuenta con un amplio elenco de proveedores de servicios, organismos gubernamentales, instituciones educativas y organizaciones comunitarias comprometidos con la causa de ayudar a familias vulnerables y a alumnos de bajos ingresos. Para sacar el máximo partido de sus iniciativas, las comunidades deben adoptar estrategias coordinadas y sistemáticas que permitan la retroalimentación mutua, además de apostar por las innovaciones y contar con fuentes fiables de financiación y con políticas públicas en las que apoyarse. Las instituciones, los métodos y las políticas gubernamentales deberán adaptarse para atender de forma más eficiente a las poblaciones en riesgo, y los resultados de programa deberán someterse a rigurosas mediciones y evaluaciones.

Mediante la investigación y la adopción de estrategias que han demostrado ser eficaces en otras regiones de los Estados Unidos, tenemos la oportunidad de generar un gran impacto en la vida de decenas de miles de niños y familias de todo el estado.

Nuestra estrategia

Aunque la labor de la Fundación Bill y Melinda Gates se extienda por todo el mundo, no nos olvidamos de nuestro compromiso de mejorar la calidad de vida de familias y niños del estado de Washington, donde la familia Gates ha residido durante generaciones y donde se encuentra la sede permanente de la Fundación.

Hemos invertido más de 1000 millones de dólares para garantizar el acceso de todos los niños a una educación de calidad, reducir el número de personas sin hogar y prestar apoyo a las familias más vulnerables.

Los pilares de esta estrategia son los lazos asociativos que establecemos con los sectores público y privado, las organizaciones sin ánimo de lucro y la comunidad filantrópica tanto regional como local, porque creemos que juntos podemos generar oportunidades para todos los niños y familias del estado de Washington.

Ámbitos de actuación

Itinerarios educativos

La educación es la mejor herramienta para romper el ciclo de la pobreza. Nuestra labor en el estado de Washington se centra en potenciar buenos resultados académicos a partir de un abordaje holístico, que abarca desde los primeros años de vida hasta la obtención de una titulación universitaria o certificado de estudios superiores. Denominamos a esta iniciativa Itinerarios educativos porque pretende brindar a todos los niños la oportunidad de forjarse un futuro brillante. Mediante buenas políticas, la coordinación de los distintos servicios de asistencia a los jóvenes y el apoyo a docentes, directores escolares y padres, nos proponemos fomentar el aprendizaje eficiente por parte del alumnado. Hacemos especial hincapié en aumentar las oportunidades que reciben los alumnos de familias de bajos ingresos y de orígenes raciales y culturales diversos.

Necesitamos contar con el compromiso de padres, educadores, comunidades locales, defensores de la causa, centros docentes y agencias regionales y estatales para poder brindar mejores oportunidades educativas a todos los niños. Con este propósito, otorgamos subvenciones a iniciativas adicionales, como el programa federal Race to the Top (Carrera hacia la cima), y trabajamos en cinco ámbitos de actuación clave para ayudar a los alumnos a mejorar su rendimiento escolar:

  • Mejora de la transición entre los distintos estadios educativos: de preescolar a primaria, de primaria a secundaria y de secundaria a la universidad.
  • Fomento de la toma de decisiones basada en datos en el marco de los programas dedicados a mejorar el rendimiento escolar.
  • Garantizar una docencia de calidad y una buena dirección de programas de educación preescolar y de otras instituciones educativas.
  • Promoción de la innovación con el fin de mejorar el rendimiento escolar.
  • Coordinación de los distintos servicios sociales, de salud y de vivienda dedicados a jóvenes y familias.

A continuación presentamos una selección de ejemplos de la inversiones realizadas en el marco del programa Itinerarios educativos.

Aprendizaje infantil temprano

Colaboramos con nuestros asociados para garantizar un aprendizaje temprano de calidad que permita a los niños acceder a la escuela primaria con la preparación necesaria para aprender y obtener buenos resultados. Entre los servicios que ofrecemos destacan las visitas a domicilio para apoyar a los padres en su papel de educadores principales de sus hijos y las campañas para mejorar la calidad del entorno de aprendizaje y de interacción entre los niños y sus cuidadores. También ofrecemos subvenciones para mejorar y coordinar la educación que los niños reciben en la etapa de preescolar y durante los primeros años de primaria.

Niños jugando en el jardín de infancia Martin Luther King Jr.

Todas estas iniciativas tienen el propósito de establecer normas de calidad y de ayudar a padres, proveedores y docentes de preescolar a evaluar el nivel de preparación de los niños para acceder a la escuela primaria. Colaboramos con una iniciativa impulsada conjuntamente por el Departamento de Educación Preescolar del estado, la asociación de carácter público-privado Thrive by Five (Crece con fuerza antes de los cinco) y la Oficina del Superintendente de Docencia Pública del estado para adoptar una estrategia estatal transversal en materia de educación preescolar. Dicha estrategia acaba de recibir un gran impulso gracias a la subvención Race to the Top, de iniciativa federal.

Proyecto Hoja de ruta

Prestamos apoyo al proyecto Hoja de ruta en el sur de Seattle y del condado de King, una iniciativa comunitaria que guía a los alumnos por el buen camino, tanto dentro como fuera de la escuela. Siete distritos escolares, cinco instituciones de educación superior, gobiernos locales y cientos de organizaciones comunitarias, expertos en educación, docentes y padres participan en una iniciativa conjunta para crear un sistema donde todos los alumnos reciban las oportunidades necesarias para triunfar. Entre los esfuerzos comunitarios principales destacan las campañas de promoción de la participación de los padres y la comunidad, el uso de datos para fijar metas y realizar rigurosas mediciones de resultados, la detección de síntomas a una edad temprana para garantizar que los alumnos no se caigan por el camino, el apoyo al aprendizaje de inglés, la preparación para acceder al jardín de infantes, el fomento de la competencia lectora a nivel de tercer año de la primaria, el aumento de las tasas de acceso a la universidad y de finalización de estudios, y la enseñanza de conocimientos en los ámbitos de las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas. La dirección y coordinación de todas estas actividades es responsabilidad del Community Center for Education Results (Centro comunitario de resultados educativos).

Gracias a la labor de esta sólida coalición, los distritos escolares que participan en el proyecto Hoja de ruta recibieron, en el 2012, la subvención federal Race to the Top de 40 millones de dólares, que permitirá ampliar las oportunidades de aprendizaje temprano, mejorar el aprendizaje del alumnado en ciencias y matemáticas, y apoyar a las escuelas de secundaria a fin de brindar más cursos de preparación universitaria a los alumnos, así como servicios de asesoramiento universitario.

Docencia eficaz y liderazgo escolar

Miembros del programa Rainier Scholars, dedicado a alumnos de color con potencial, junto a un docente en la Aki Kurose Middle School (Seattle).

Contribuimos a garantizar que cada clase disponga de un docente de calidad, que cada docente reciba el apoyo necesario para llevar a cabo su trabajo en buenas condiciones, y que todos los centros de aprendizaje infantil temprano y escuelas de primaria y secundaria cuenten con directores consolidados. Para ello, colaboramos con un proyecto impulsado por la Oficina del Superintendente de Enseñanza Pública (Office of the Superintendent of Public Instruction), la Asociación de Educación de Washington (Washington Education Association) y los servicios educativos en el distrito 113 para diseñar una herramienta en línea para gestionar el nuevo proceso de evaluación de docentes y directores escolares del estado. También hemos colaborado con la Asociación de Directores Escolares de Washington (Association of Washington School Principals) para establecer un marco desde el cual los directores puedan trabajar para mejorar el rendimiento académico del alumnado. Como reconocimiento a la labor de las magníficas iniciativas docentes y escuelas que contribuyen a colmar la brecha entre los alumnos que rinden y los que no, financiamos los premios Golden Apple y Pathways of Education Excellence (Vía para la excelencia académica), otorgados por la cadena de televisión pública KCTS.

Carencia de vivienda y estabilidad familiar

La falta de vivienda tiene un gran impacto en la salud y la educación de los niños, así como en las probabilidades de que los padres puedan encontrar un empleo y mantenerlo. La proporción de niños sin hogar con trastornos del aprendizaje es dos veces más alta que la de los niños con hogar. Asimismo, los niños sin hogar entrañan un riesgo tres veces mayor de experimentar problemáticas emocionales y de comportamiento (como la ansiedad, la depresión y el retraimiento).

En el año 2000, la Fundación dio su primer paso para abordar la problemática de la carencia de vivienda en el estado de Washington al lanzar la iniciativa Sound Families (Familias fuertes), un programa de ocho años de duración y una inversión de 40 millones de dólares destinado a triplicar la oferta de viviendas de transición y poner en marcha servicios de asistencia en los tres condados más poblados del estado: King, Pierce y Snohomish. Al término de la iniciativa, en el 2008, se habían creado más de 1400 viviendas de transición para familias sin hogar.

Familia que encontró una vivienda permanente gracias al Washington Family Fund, una alianza de carácter público-privado fundada en el 2004.

NCon todo, el problema de la carencia de vivienda sigue vigente y queda todavía mucho por hacer. Hemos decidido invertir en nuevas estrategias que miran hacia el futuro y que nacen de lo que hemos aprendido a partir de nuestra propia experiencia y de prometedoras prácticas ya aplicadas en otras regiones de los Estados Unidos. Colaboramos con Building Changes, una organización sin ánimo de lucro con sede en Seattle, y los gobiernos de los condados de King, Pierce y Snohomish para optimizar el rendimiento de las inversiones y los servicios existentes desde distintos frentes. Building Changes se dedica a coordinar los esfuerzos de los sectores público y privado para prevenir y solucionar los problemas de carencia de vivienda. También insta a los gobiernos de todos los niveles, a los proveedores de servicios sociales y a los donantes filantrópicos a contribuir en el desarrollo y la promoción de enfoques innovadores y a trabajar para que los distintos servicios de asistencia a las familias se retroalimenten.

La reducción drástica del número de familias sin hogar requiere la adopción de una estrategia sistemática y transversal que brinde asistencia a las familias en riesgo en el momento en que lo necesiten. Hasta hace poco, las familias que se quedaban sin hogar en el estado de Washington tenían que ponerse en contacto con varios organismos para recibir los distintos tipos de asistencia disponibles. Además, muchas personas permanecían en listas de espera durante meses, y aquellos que conseguían una vivienda temporal, a menudo tenían que esperar más de un año hasta conseguir una vivienda permanente.

Poco a poco, todo esto está empezando a cambiar. Para poder realizar mejoras integrales, hemos identificado cinco principios que han contribuido satisfactoriamente a reducir el número de familias sin hogar en otras comunidades estadounidenses. Estos son los principios que rigen nuestras inversiones y la labor de nuestros asociados comunitarios:

  • Prevención. Podemos ayudar a las familias a mantener su vivienda y evitar que la pierdan mediante servicios como la mediación con el arrendador, el apoyo para asumir pagos retrasados de la renta y las facturas de la casa, y la ayuda de urgencia en materia de alimentos, ropa, atención infantil y transporte.
  • Registro único. Tener una vía única y simple de acceso al sistema de servicios de asistencia, es decir, un único lugar al que dirigirse, permite que las familias obtengan la ayuda que necesiten lo antes posible y disminuye las redundancias y la ineficacia del sistema.
  • Asignación rápida de viviendas. Los centros de acogida no son hogares. Queremos reducir el periodo de estancia de las familias en los centros de acogida gracias a una rápida asignación de viviendas de carácter permanente, a menudo junto a la adjudicación de subsidios de renta diseñados en función de las necesidades específicas de cada familia.
  • Programas personalizados. Brindar servicios de asistencia flexibles, coordinados entre sí y adaptados a las necesidades específicas de cada familia es esencial para ayudarlas a recuperar y mantener la estabilidad y la autosuficiencia familiares.
  • Oportunidades de empleo. Mantener la vivienda depende de tener un trabajo de calidad, permanente y estable. Al relacionar los servicios de asistencia a las familias sin hogar con programas educativos, de empleo y de asistencia financiera, podemos ayudar a las personas a encontrar trabajo y a mantener su vivienda.

Fortaleciendo comunidades

Creemos que las comunidades fuertes deben tener la capacidad de solucionar sus propios problemas. Contribuimos a fortalecer las instituciones filantrópicas locales, como fundaciones comunitarias y las organizaciones que forman parte de United Way, porque ellos conocen sus comunidades mejor que nosotros. Estas instituciones ponen su conocimiento local y su afianzada red de colaboración al servicio de las necesidades únicas de cada comunidad. En muchas ocasiones, nuestros asociados reasignan las subvenciones de la Fundación a otras organizaciones sin ánimo de lucro más pequeñas, a proyectos locales y a iniciativas de fortalecimiento de comunidades.

También destinamos fondos al fortalecimiento de los canales a través de los cuales los dirigentes de organizaciones sin ánimo de lucro y líderes comunitarios adquieren nuevos conocimientos y reciben asistencia técnica en materia de eficiencia organizativa y relaciones de colaboración comunitaria. Al mejorar la calidad y aumentar la disponibilidad de la asistencia técnica a dichas organizaciones, estamos mejor capacitados para entender y satisfacer las necesidades de las familias vulnerables.

Sabemos que con frecuencia las mejores ideas provienen de nuestros asociados, ya que ellos trabajan directamente con alumnos y familias, y por eso confiamos constantemente en su opinión. Nos interesan las ideas que fomentan la colaboración entre la escuela y la comunidad para mejorar el aprendizaje de los alumnos de bajos ingresos, tanto dentro como fuera del aula. Obtenga más información sobre el financiamiento de estas ideas aquí.

Viste nuestro blog

Conectar