Nuestra causa

Agua, Saneamiento e Higiene

Estrategia

Imprimir

Estas usuarias muestran sus tarjetas de acceso a una letrina pública para mujeres de un tugurio urbano en Pune (India).

nuestro objetivo:

apoyar el desarrollo de tecnologías de saneamiento radicalmente novedosas, así como mercados para nuevos productos y servicios de saneamiento, con el fin de permitir el acceso universal a servicios de saneamiento sostenibles.

El reto

A grandes rasgos

En los países en desarrollo, 2500 millones de habitantes practican la defecación al aire libre o carecen de instalaciones de saneamiento adecuadas. Además, 2100 millones de habitantes de zonas urbanas cuentan con instalaciones que no eliminan los desechos humanos en forma segura.

El saneamiento deficiente causa la muerte por diarrea de 1,5 millones de niños cada año.

Un mejor saneamiento, que comprenda el tratamiento de aguas residuales y la recuperación de recursos, cobra una importancia fundamental a fin de garantizar un futuro saludable y sostenible para las comunidades urbanas y rurales de los países en desarrollo.

La Fundación centra su labor en innovaciones punteras en el ámbito de la tecnología de saneamiento, así como en nuevos métodos para poner productos y servicios de saneamiento a disposición de poblaciones pobres.

Nuestra estrategia en materia de agua, saneamiento e higiene, actualizada en el 2012, es liderada por su director Brian Arbogast, y forma parte de la División de Desarrollo Mundial de la Fundación.

No cabe duda alguna de que los países en desarrollo necesitan un mejor saneamiento. El 40 % de los habitantes del mundo —2500 millones de personas— defecan al aire libre o carecen de instalaciones de saneamiento adecuadas. Las consecuencias de ello pueden ser devastadoras tanto para la salud humana como para el medioambiente. Aun en zonas urbanas, donde hay más letrinas privadas y públicas, 2100 millones de habitantes usan instalaciones conectadas a tanques sépticos que no se vacían de forma segura u otros sistemas que vierten aguas fecales sin tratar en zanjas de desagüe o en aguas superficiales.

El saneamiento deficiente causa la muerte por diarrea de 1,5 millones de niños cada año. Por otra parte, la diarrea crónica puede retrasar el desarrollo en la infancia, ya que dificulta la absorción de nutrientes esenciales que tienen una importancia fundamental para el desarrollo de la inteligencia, el cuerpo y el sistema inmunitario. La diarrea crónica también puede dificultar la absorción de vacunas que salvan la vida.

Un gran reto es crear servicios públicos e infraestructura de saneamiento que resulten eficaces para todos, incluidas las poblaciones pobres, y que procuren la eliminación de las aguas residuales sin repercusiones negativas para el entorno. Los inodoros, alcantarillas y sistemas de tratamiento de aguas residuales que se utilizan en los países desarrollados requieren grandes extensiones de terreno, así como cuantiosa energía eléctrica y agua, y además suponen elevados gastos de construcción y mantenimiento. Si bien son menos costosas, las alternativas existentes suelen ser poco atractivas por su diseño poco práctico o porque retienen los olores y atraen insectos.

Oportunidades

Cualquier inversión en un mejor saneamiento, como la construcción de letrinas de pozo, puede contribuir a mejorar la salud pública y la calidad de vida. Un mejor saneamiento reduce la incidencia de diarrea en los niños y mejora su estado general de salud. En el caso concreto de las mujeres y las niñas, el acceso a mejores servicios de saneamiento supone mayor dignidad, intimidad y seguridad personal. 

Vaciando el pozo de una letrina en un complejo de departamentos de Nairobi (Kenia).

Pero para resolver el reto del saneamiento en los países en desarrollo será preciso contar con innovaciones radicales que se puedan poner en uso a gran escala. Innovaciones tales se requieren especialmente en las zonas urbanas, donde miles de millones de habitantes no hacen más que capturar y almacenar sus desechos, ya que no cuentan con métodos sostenibles para eliminarlos una vez que sus sitios tradicionales de almacenamiento (como los tanques sépticos y los pozos de las letrinas) se llenan. Un enfoque prometedor consiste en buscar soluciones que resulten tan atractivas como el inodoro con dispositivo de descarga conectado a una red de alcantarillado, pero que no requieran esa infraestructura y, por ende, sean menos costosos, respeten más el medioambiente y no desperdicien muchos recursos.

Las mejoras pioneras en materia de desarrollo de inodoros y letrinas, vaciado de pozos y tratamiento del lodo de depuración, así como los métodos novedosos de reutilización de desechos, pueden ayudar a los gobiernos y a sus colaboradores a abordar exitosamente el enorme reto que supone prestar servicios de saneamiento público de calidad, en particular en sectores urbanos densamente poblados.

Estrategia

El programa de agua, saneamiento e higiene de la Fundación Bill y Melinda Gates centra su labor en el desarrollo de recursos y tecnologías capaces de efectuar mejoras radicales y sostenibles en materia de saneamiento en los países en desarrollo. Prestamos apoyo a algunos proyectos de agua limpia e higiene, pero damos prioridad al saneamiento porque lo consideramos un ámbito desatendido en el que podemos impulsar un cambio profundo.

Una planta de saneamiento en la barriada marginada Kibera de Nairobi, Kenia, construida por una alianza público-privada para mejorar el saneamiento urbano.

Dado que las innovaciones que apoyamos pueden ser más valiosas de inmediato en áreas densamente pobladas, nos centramos principalmente en el saneamiento en las ciudades y en las políticas públicas que pueden servir de apoyo a nuevos modelos de prestación de servicios de saneamiento urbano. Entre nuestras prioridades se cuentan las gestiones dirigidas a identificar y someter a prueba los modelos que los sectores público y privado pueden emplear para hacer llegar servicios de calidad a todos los residentes de una ciudad, no exclusivamente a los vecindarios más adinerados. En definitiva, un saneamiento mejorado será clave a la hora de garantizar la buena salud y la sostenibilidad de las ciudades de los países en desarrollo. Por otra parte, los enfoques que demuestren tener éxito podrán adaptarse y aplicarse posteriormente en comunidades rurales.

Nuestra estrategia encaminada a aumentar la demanda de un mejor saneamiento también comprende iniciativas para poner fin a la defecación al aire libre en zonas rurales y para implementar medidas más eficaces para la recolección de desechos, la eliminación de los agentes patógenos presentes en ellos, así como la recuperación de valiosos recursos y de energía.

La mayoría de nuestros proyectos de saneamiento se llevan a cabo en Asia meridional y en el África subsahariana, donde se sufren en mayor medida las consecuencias de sistemas de saneamiento inadecuados.

Ámbitos de actuación

Centramos nuestra concesión de subvenciones en cinco ámbitos complementarios: tecnologías transformadoras, mercados de saneamiento urbano, fomento de la demanda de saneamiento, políticas y defensa de la causa, y supervisión y evaluación.

Tecnologías transformadoras

Estamos trabajando para ayudar a desarrollar y poner en uso tecnologías innovadoras y accesibles que tengan la capacidad de mejorar radicalmente el saneamiento en los países en desarrollo, en especial en las zonas urbanas densamente pobladas. Un componente fundamental de esta iniciativa es nuestro reto para reinventar el inodoro, que financia investigación encaminada a desarrollar inodoros higiénicos que no usan agua, no necesitan conexión a un alcantarillado ni electricidad, y cuestan menos de cinco centavos al día por usuario. La mayoría de estos proyectos utilizan procesos de ingeniería química para la recuperación de energía y recursos de los desechos humanos.

Inodoro prototipo diseñado por investigadores de Loughborough University que extrae carbón ecológico, minerales y agua limpia de los desechos humanos.

En agosto del 2012, se seleccionaron de la primera ronda de subvenciones los tres prototipos ganadores del reto. El California Institute of Technology, en los Estados Unidos, recibió el primer premio por un inodoro que funciona con energía solar y genera electricidad. Loughborough University, en el Reino Unido, obtuvo el segundo premio por un inodoro que extrae carbón ecológico, minerales y agua no contaminada de los desechos humanos. La Universidad de Toronto, en Canadá, se llevó el tercer premio por un inodoro que desinfecta las heces y la orina a la vez que recupera recursos y agua limpia. Seguimos concediendo subvenciones adicionales en el marco del reto para reinventar el inodoro.

Al mismo tiempo, estamos desarrollando métodos promovidos por el mercado para poner fin al vertido del lodo de depuración en el medioambiente. En el marco del programa Omni-Ingestor se están creando tecnologías para simplificar la reparación y el mantenimiento de la infraestructura de saneamiento existente —incluidos los pozos de letrinas y de drenajes, así como los tanques sépticos—, así como para reducir el costo de dichos trabajos para las empresas privadas, compañías de servicios públicos y municipios. Conforme al programa Omni-Processor, se están elaborando enfoques rentables para el procesamiento del lodo de depuración y el procesamiento combinado de lodo de depuración y desechos orgánicos urbanos. Estas gestiones tienen por objeto desarrollar un equipo de procesamiento con capacidad para entre 1000 y 5000 residentes urbanos. En teoría, los desechos procesados podrían convertirse en productos capaces de generar ingresos que compensarían los costos de la recolección de desechos, además de promover la aceptación y el uso de la tecnología, y elevar el nivel de vida en zonas urbanas.

Mercados de saneamiento urbano

Las nuevas tecnologías de saneamiento deben ir de la mano de nuevos modelos de servicio y estructuras de mercado. Estamos evaluando las innovaciones en mercados urbanos clave para determinar si son atractivas en situaciones de la vida real.

Urinales en los barrios de viviendas precarias de Nairobi (Kenia) que son distribuidos por emprendedores locales que emplean los desechos que recogen para generar electricidad y producir fertilizante.

También estamos trabajando en colaboración con gobiernos locales, proveedores de servicios y organizaciones comunitarias para propiciar un entorno político y reglamentario que preste su apoyo al uso de nuevos productos de saneamiento y métodos de implementación.

Nos parecen particularmente prometedoras las innovaciones que les brindan la oportunidad de generar ingresos a proveedores del sector privado que pueden obtener ganancias de los subproductos que tienen valor de mercado, entre los que se cuentan la energía y el fertilizante provenientes del lodo de depuración. Somos conscientes también de que, a corto plazo, esos ingresos no cubrirán completamente los gastos de tratamiento ni generarán tasas de rentabilidad tradicionales, y que el sector público siempre tendrá que desempeñar un cierto papel, no solo con fines de reglamentación y supervisión, sino también para prestar algunos de los servicios en cuestión.

Fomento de la demanda de saneamiento

Un inodoro de hogar construido como parte de un proyecto de saneamiento comunitario en el pueblo de Badsu en Himachal Pradesh, al norte de India.

Además de invertir con vistas a propiciar mejores tecnologías y condiciones del mercado urbano, prestamos nuestro apoyo a iniciativas que contribuyen a estimular la demanda de un mejor saneamiento, con atención especial a los habitantes pobres de las áreas rurales. Algunas de estas gestiones suponen colaborar con asociados y proveedores de servicios de saneamiento con el fin de ayudarlos a que adopten en mayor medida prácticas con base empírica que les permitan prestar servicios que satisfagan las necesidades de la población. También comprende la promoción de cambios graduales en las normas sociales en torno al uso de letrinas e inodoros que aumenten la demanda de mejores productos y servicios en materia de saneamiento apenas estén disponibles.

Políticas y defensa de la causa

Nuestra labor relacionada con políticas y defensa de la causa ha sido concebida para fomentar y apoyar políticas de saneamiento que les resulten eficaces a las poblaciones pobres. Parte de nuestra estrategia se materializa en campañas para mejorar el entorno político y reglamentario en materia de saneamiento mediante alianzas con gobiernos, organizaciones multilaterales, organizaciones no gubernamentales y otros defensores de la causa.

Supervisión y evaluación

Invertimos en la supervisión de nuestras actividades y la evaluación de nuestros logros porque queremos comprender la eficacia de diferentes enfoques de saneamiento. Utilizamos esta información para informar a otros sobre nuestros progresos, evaluar las repercusiones de la concesión de subvenciones, y compartir con nuestros asociados las lecciones que aprendemos.

Viste nuestro blog

Conectar