Nuestra causa

La poliomielitis

Estrategia

Imprimir

Los niños cruzan la frontera de Pakistán a Afganistán para recibir la vacuna oral contra la poliomielitis gracias a un programa implementado por Rotary International.

NUESTRA objetivo:

erradicar la poliomielitis del mundo.

El reto

A Grandes rasgos

En 1988, cuando se lanzó la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis (IEMP), la polio era una enfermedad endémica en 125 países y dejaba paralíticos a unos 1 000 niños al día.

Desde entonces, la incidencia de polio se ha reducido en más del 99 % gracias a campañas de inmunización de las que se han beneficiado aproximadamente 2 500 millones de niños.

La India, que durante mucho tiempo ha sido considerado el país de más difícil erradicación de la polio, fue declarada exenta de polio en febrero del 2012. La polio sigue siendo una enfermedad endémica solo en tres países: Nigeria, Paquistán y Afganistán.

La Fundación es una pieza clave en el marco de esta iniciativa, que es liderada por gobiernos nacionales, la Organización Mundial de la Salud (OMS), Rotary International, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., así como por UNICEF.

Nuestra estrategia antipoliomielítica, actualizada en el 2012, es liderada por el director Jay Wenger y se enmarca en la División de Desarrollo Mundial de la Fundación.

En el transcurso de las dos últimas décadas, se ha avanzado enormemente en materia de erradicación contra la polio. En 1988, momento en el que la Asamblea Mundial de la Salud se propuso la meta de erradicar esta enfermedad y se lanzó la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis, el poliovirus salvaje era endémico en 125 países y dejaba paralíticas anualmente en torno a 350 000 personas, mayormente niños. Desde entonces, las campañas de inmunización han reducido en más de un 99 % los casos mundiales de polio y han salvado a más de diez millones de niños de la parálisis. La polio sigue siendo endémica exclusivamente en tres países (Nigeria, Pakistán y Afganistán), y se registraron menos de 250 casos en el 2012, en comparación con los 650 del 2011.

A pesar de ello, siguen estando en peligro los éxitos logrados mediante vacunas y campañas de inmunización seguras y eficaces, redes mundiales de asociados, así como mediante el mandato mundial de erradicar la polio. Desde el 2008, más de 20 países han sufrido brotes de polio procedentes de países endémicos, y, en algunos casos, en múltiples ocasiones. Las iniciativas encaminadas a llegar a niños no vacunados se ven a menudo frenadas por los riesgos para la seguridad, así como las barreras geográficas y culturales. El alto costo de las campañas de vacunación (que suponen mil millones al año a nivel mundial) no es sostenible a largo plazo. Si no se consigue erradicar esta enfermedad con alto riesgo de contagio, dentro de diez años, podrían volver a resurgir hasta 200 000 nuevos casos al año.

Oportunidades

En el año 2012, en la Asamblea Mundial de la Salud, 194 Estados miembros declararon la erradicación definitiva de la polio una «emergencia programática para la salud pública mundial». Este tipo de esfuerzos conjuntos brindan la oportunidad de proteger a los niños del mundo de una parálisis irreversible. Se calcula que la campaña impulsada por la IEMP generará beneficios netos de 40 000 a 50 000 millones a lo largo de las dos décadas posteriores a su erradicación, de los cuales el 85 % beneficiarán a los países de bajos ingresos. Estas cifras no incluyen otras mejoras en materia de salud que forman parte de la IMEP, tales como el suministro de suplementos de vitamina A u otros beneficios más notables en países en los que se eliminó la polio antes de que la IEMP se lanzara.

La India, que fue declarada exenta de poliomielitis en febrero del 2012, es quizás la mejor ilustración de cómo un programa impulsado por dirigentes comprometidos y trabajadores dedicados puede lograr un gran éxito. Tradicionalmente se ha creído que la India –debido a su densidad de población, su alta tasa de inmigrantes, su deficiente saneamiento, su alta tasa de natalidad y su baja tasa de inmunización sistemática– era el país donde la polio era más difícil de erradicar.

Tras varios años de esfuerzo continuo, se han dado una serie de factores que han contribuido al éxito de este país en su lucha para erradicar la polio, tales como una planificación muy bien enfocada y basada en datos, personal bien capacitado y motivado, supervisión rigurosa, vías de comunicación eficaces, movilización de líderes religiosos y comunitarios que gozan de la confianza de la población, una gran voluntad política a todos los niveles y un financiamiento suficiente. En estos momentos, la India está compartiendo ayuda técnica y mejores prácticas con Nigeria, Afganistán y Pakistán.

La innovación y la colaboración a nivel mundial han dado lugar a nuevas herramientas y enfoques que pueden ayudar a mejorar la planificación logística de la erradicación de la polio. Las mejoras en materia de vacunas contra la polio han contribuido a mejorar la respuesta inmunitaria a los tres tipos de polio que siguen existiendo. (Cabe notar que el poliovirus salvaje de tipo 2 se eliminó en 1999.) Nuevas herramientas de diagnóstico, control, mapeo y modelización están permitiendo un seguimiento más adecuado y rápido de los casos de polio y de sus patrones de transmisión.

Los equipos de vacunación de la polio recogen suministros en una estación de trenes en el estado de Bihar, en el norte de la India.

Líderes políticos en Nigeria, Paquistán y Afganistán han estado implementando planes nacionales de emergencia supervisados por sus respectivos jefes de Estado para agilizar las campañas de eliminación de la polio en sus países. Asimismo,  están velando por mejorar la responsabilización y la calidad de las campañas de vacunación contra la polio tanto a nivel nacional como local. La OMS está brindando una ayuda técnica sin precedente a estos países y está mejorando las tácticas empleadas en las campañas de vacunación para que estas últimas brinden beneficios a más niños. La adopción de mejores enfoques de planificación y modelización está garantizando un mejor uso de los recursos.

Estas mejoras han ayudado a Pakistán a reducir el número de casos de poliomielitis de 198 en el 2011 a 56 en el 2012; por su parte, en Afganistán, se produjo una disminución de 80 a 35 casos en el transcurso del mismo periodo de tiempo. En Nigeria, en cambio, los casos aumentaron de 62 en el 2011 a 119 en el 2012, pero se están llevando a cabo nuevas iniciativas para mejorar la calidad de las campañas, lo que ya está dado fruto.

En el marco de la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis, se está elaborando una estrategia de seis años (que llega pues hasta el 2018) que constituirá la base de todas las actividades necesarias para poner fin a la transmisión de la poliomielitis y poder certificar que el mundo está exento de polio. Esto incluye el uso de datos y análisis rigurosos para determinar metas específicas en materia de vacunación a nivel de cada país, además de herramientas y enfoques que permitan una aplicación más eficiente y eficaz de los programas en este ámbito. Se calcula que el financiamiento completo de esta iniciativa asciende a aproximadamente mil millones de dólares al año.

Una erradicación exitosa de la poliomielitis a nivel mundial podría marcar la pauta para campañas similares con objeto de proteger a los niños de las regiones más pobres y de difícil acceso del mundo de otras enfermedades prevenibles por vacunación. La erradicación de la polio marca asimismo un hito en la Década de las Vacunas, iniciativa compartida por cerca de 200 países cuya meta es, para el año 2020, llegar a todas las personas que requieran vacunas.

Nuestra estrategia

La erradicación de la poliomielitis es una de las prioridades de la Fundación Bill y Melinda Gates. Brindamos apoyo sin reservas a los asociados que participan en la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis mediante recursos técnicos y financieros para acelerar la erradicación de la polio. Muchas de estas estrategias (tales como campañas de vacunación bien delimitadas, movilizaciones de la comunidad y campañas más notorias de inmunización sistemática) han demostrado ser eficaces. Asimismo, estamos colaborando con nuestros asociados para hallar formas innovadoras de mejorar la vigilancia de la polio y la respuesta a los brotes de esta enfermedad, para agilizar el desarrollo y uso de vacunas antipoliomielíticas más seguras y eficaces, así como movilizar apoyo político y financiero a las iniciativas para erradicar la polio por parte de donantes y de países afectados por esta enfermedad.

La Fundación se encuentra en una posición privilegiada para contribuir a la lucha contra la polio asumiendo grandes riesgos y haciendo inversiones poco tradicionales que puedan dar lugar a notables mejoras en los programas. Entre los ejemplos más ilustrativos de esto último figuran el financiamiento destinado al mapeo del Sistema de Información Geográfica (GIS, por sus siglas en inglés), un sistema que sustituye a los mapas hechos a mano para planear campañas, el seguimiento por GPS para supervisar las acciones de los equipos de vacunación, o, por ejemplo, el financiamiento destinado a la investigación en materia de vacunas contra la poliomielitis.

Ámbitos de actuación

Campaña de vacunación contra la poliomielitis

Por medio de mejoras en materia de difusión, dotación de personal, innovación técnica y programática, así como análisis y recopilación de datos, las campañas de vacunación contra la poliomielitis pueden lograr la cobertura vacunal necesaria para lograr los objetivos de la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis (IMEP). Nuestra prioridad es mejorar la calidad de las campañas en Nigeria, Afganistán y Pakistán, además de otras zonas de África que son vulnerables a la importación de la polio.

Los niños reciben una vacuna oral contra la polio en la inauguración de una campaña de vacunación contra la polio en Kano (Nigeria).

Una piedra angular de la estrategia de erradicación de la polio en el marco de la IMEP es llegar a todos los niños en su primer año de vida en países de alto riesgo por medio de múltiples dosis de vacunas orales contra la polio gracias a campañas de vacunación tanto a nivel local como nacional. Dichas campañas comprenden vacunación de casa en casa en zonas donde se sabe o se sospecha que el poliovirus está circulando, además de en zonas con riego de importación que tienen un acceso limitado a sistemas de salud, que presentan una densidad y movilidad de población altas, así como un saneamiento deficiente y una cobertura vacunal reducida.

Apoyamos proyectos que traten de entender y superar barreras sociales, culturales, políticas y religiosas con el objetivo de mejorar la cobertura vacunal, y buscamos formas de contar con el compromiso y la cooperación de los dirigentes políticos, además de los profesionales de la salud, incluidos los médicos practicantes y las asociaciones médicas. Otras de nuestras prioridades son la ampliación de personal y la capacitación de los equipos de vacunación, así como una mayor ayuda técnica.

Fomentamos el uso de herramientas avanzadas de mapeo y seguimiento para ayudar a identificar hogares en los pueblos y ayudar a los equipos de vacunación a ubicar niños que no han recibido todavía vacunas orales contra la polio. Dichas herramientas también ayudan a los equipos de vacunación a localizar poblaciones nómadas de modo que las vacunas también lleguen a estas últimas.

Sistemas de inmunización sistemática

Los médicos investigan un caso dudoso de polio en el estado de Bihan, en la India.

Estamos colaborando estrechamente con nuestros asociados para fortalecer los programas integrales de inmunización sistemática que incluyen la polio, pero también otras enfermedades prevenibles por vacunación, tales como la difteria, el tétanos, la tos ferina y el sarampión. En la actualidad, el 20 % de los niños del mundo no reciben vacunas de ningún tipo.

 Para llegar a diferentes comunidades por medio de inmunización sistemática, se requiere un conocimiento profundo de los obstáculos de acceso a la vacunación, además de herramientas avanzadas de seguimiento y de planificación. Un sistema de inmunización potente y coordinado puede constituir la base de otras acciones importantes en materia de salud. Otros equipos de la Fundación están colaborando para reunir todos los componentes de un sistema que reúna tales condiciones. Además, están tratando de buscar formas de ampliar y modificar las herramientas y programas de capacitación relativos a la polio para que puedan aplicarse en la inmunización sistemática contra un gran elenco de enfermedades.

Vigilancia y supervision

Es crucial identificar dónde y cómo sigue circulando el poliovirus salvaje, así como comprobar su erradicación. Un sistema de vigilancia potente y complejo es vital para delimitar bien las campañas de vacunación, hacer ajustes programáticos a tiempo y de manera eficiente, así como identificar y responder a los brotes de la polio.

La vigilancia de la polio es un reto importante porque solo un porcentaje limitado de infecciones da lugar a claros casos clínicos de parálisis. La infección por polio se confirma por medio de muestras de heces de aquellos individuos que se sospechan que están infectados por el virus y analizándolas en el laboratorio para determinar si el poliovirus está presente.

Estamos destinando fondos a evaluar y mejorar las campañas actuales de vigilancia centrándonos en zonas de alto riesgo. Un ámbito en el que se requieren mejoras es la vigilancia medioambiental, lo que conlleva la recogida y examen de muestras de aguas residuales y otras fuentes de agua para encontrar pruebas de la transmisión del poliovirus en la comunidad y áreas circundantes. Hemos destinado fondos en tecnologías prometedoras con potencial para ofrecer un muestreo más avanzado con necesidad de menos muestras, además de una recogida más higiénica de dichas muestras. También nos esforzamos por desarrollar herramientas de diagnóstico de laboratorio menos costosas y más fiables, tales como equipos de diagnósticos que permitan a los laboratorios locales y más pequeños descartar rápidamente muestras negativas y enviar las positivas a los laboratorios de referencia más grandes a fines de confirmación.

Desarrollo del producto y acceso a los mercados

Aunque las vacunas y las herramientas actuales de detección han demostrado ser muy eficaces en la eliminación del poliovirus salvaje en la mayoría de los países, puede que no consigan lograr una erradicación definitiva. Estamos trabajando con nuestros asociados para mejorar la eficacia de las herramientas existentes y al mismo tiempo agilizar el desarrollo de vacunas más seguras, mejores herramientas de diagnóstico, nuevos medicamentos antivirales, así como otros productos. Asimismo, trabajamos en estrecha colaboración con asociados, proveedores y gobiernos para garantizar una oferta y demanda adecuada de vacunas y para fomentar la competencia en este mercado.

La vacuna antipoliomielítica oral (OPV, por sus siglas en inglés), la vacuna contra la polio más usada en los países en desarrollo, es segura, eficaz, fácil de administrar y asequible. Pero esta vacuna consiste en virus vivos y debilitados que, en muy pocos casos (1 de cada 2,7 millones de casos de primera dosis de la vacuna), pueden provocar parálisis. En contextos de baja cobertura de la vacuna antipoliomielítica oral, los virus de esta vacuna también pueden mutar y comenzar a circular entre la población, justo como los poliovirus salvajes.

Apoyamos nuevas formulaciones de la vacuna antipoliomielítica oral que no presenten riesgos de mutación, además de otras alternativas a esta vacuna. Una de ellas es la vacuna antipoliomielítica inactivada (IPV, por sus siglas en inglés), que se usa de forma sistemática en la mayoría de los países desarrollados, pero que no se ha administrado tan ampliamente en otros lugares debido a su costo y al hecho de que, al tratarse de una inyección, tiene que ser administrada por proveedores capacitados. En este sentido, brindamos apoyo para que se reduzcan los costos de esta vacuna y ponemos en marcha la infraestructura de capacitación, suministro, entrega y comunicación que es necesaria para ampliar su uso. También apoyamos campañas que tengan por objeto la elaboración de medicamentos antivirales como respuesta ante una futura reintroducción intencional o accidental de los poliovirus en la etapa posterior a su erradicación.

Nuestro financiamiento también incluye el desarrollo de herramientas más aptas para evaluar la inmunidad a la polio. En este sentido, la extracción de sangre es en la actualidad el único medio disponible para medir dicha inmunidad, pero el uso generalizado de análisis sanguíneos se ha visto frenado por obstáculos tales como el hecho de que estos tienen que ser aprobados previamente por los gobiernos. Apoyamos asimismo el desarrollo de un mecanismo sencillo y de bajo costo para analizar la saliva u otras muestras disponibles inmediatamente para evaluar el estado inmunitario de los niños contra la polio, el tétanos y el sarampión.

Toma de decisiones basada en los datos

La recopilación e intercambio de datos son aspectos cruciales a la hora de lograr erradicar la polio. Nos esforzamos por mejorar el acceso y el uso de datos que nos permitan informar nuestra toma de decisiones, que nos ayuden a hacer un seguimiento del progreso logrado, que permitan mejorar la vigilancia medioambiental y que orienten el desarrollo de vacunas y herramientas de diagnóstico. Colaboramos con un consorcio de formuladores de modelos, encabezado por la Universidad de Pittsburgh por medio de la Iniciativa de Modelización de Vacunas (Vaccine Modeling Initiative), para elaborar un marco general de toma de decisiones para las campañas de erradicación de la polio que permita identificar ámbitos clave de toma de decisiones, los datos necesarios para informar dicha toma de decisiones, así como el personal y los asociados que precisamos para analizar dichos datos y formular modelos.

También estamos colaborando con los asociados de la Iniciativa de la Erradicación Mundial de la Poliomielitis para, en lugar de utilizar los casos de la polio como método de evaluación del progreso y los riesgos, que se sirvan de la inmunidad de la población como medida de base. Estamos asimismo apoyando a Kid Risk, un grupo sin ánimo de lucro con gran experiencia en modelización de riesgos de la polio que está desarrollando un sistema para generar de forma continua estimaciones sobre la inmunidad de la población. Este sistema se encuentra en su fase piloto y se basa en datos de Nigeria y la India, pero se ampliará a los países de atención preferente en el 2013. Estamos asimismo colaborando con la organización Global Good, con sede en Seattle, para elaborar un modelo inmunitario y predicciones para poner fin a la transmisión de la polio en Nigeria y en Pakistán basándonos en los datos de la muestra.

A fin de mejorar el acceso e intercambio de datos, estamos elaborando una plataforma de acceso a los datos en la OMS, en la que se podrá consultar datos clave sobre la polio que estén estandarizados, cuya calidad esté garantizada y que estén disponibles para analizar y tomar decisiones.

Política de confinamiento

El confinamiento y la destrucción definitiva de las cepas de los poliovirus salvajes en laboratorio es un paso determinante para evitar un escape del virus y un resurgimiento de la enfermedad. Las pautas más recientes de la OMS en materia de confinamiento, conocidas como Plan de Acción Mundial para el Confinamiento en el Laboratorio de los Poliovirus Salvajes III (GAP III, por sus siglas en inglés), se encuentran en forma de borrador desde el 2009. Dichas pautas y medidas de seguridad deben actualizarse para reflejar avances recientes, y deberían darse por finalizadas antes de que se ponga fin a la transmisión de la polio.

Brindamos apoyo a los organismos asociados de la IEMP en su esfuerzos por lograr urgentemente consenso internacional en ámbitos tales como el manejo seguro de los poliovirus residuales que serán claves en actividades tales como la formulación de vacunas, la investigación, la producción de reactivos para diagnóstico, los métodos de inventario y destrucción de virus, así como los procesos y criterios para responder a la reintroducción o surgimiento de poliovirus.

Asimismo, existen otros asuntos de vital importancia como son la aplicación de políticas pertinentes, y la importancia de garantizar la existencia de infraestructuras de aplicación y gobernanza adecuadas a escala nacional, regional y mundial.

Planificación de la transmisión del legado

En sus dos décadas de funcionamiento, en el marco de la IEMP, se han capacitado y movilizado millones de voluntarios y de personal, se han identificado y llegado a hogares y comunidades desatendidas por otras iniciativas, y se ha puesto en marcha un potente sistema mundial de vigilancia y respuesta a la polio.

Por medio de las iniciativas para erradicar la polio, los asociados de la IEMP han aprendido cómo hacer frente a obstáculos de índole logística, geográfica, social, política, cultural, étnica, de género, financiera, etc. a la hora de trabajar con personas de zonas pobres y poco accesibles. La lucha antipoliomielítica ha mostrado nuevas formas de lograr un impacto real en la salud humana de los países en desarrollo, ya sea gracias a la participación política, el financiamiento, las estrategias de planificación y gestión, o por medio de la investigación. Como resultado de ello, la IEMP se ha dotado de una amplia gama de recursos, tales como un conocimiento profundo de grupos de alto riesgo y patrones de migración del virus, medidas de planificación y control eficaces, un personal técnico muy capacitado, órganos consultivos técnicos a nivel local y regional, así como una masa crítica de compromiso político y organizativo basada en colaboraciones exitosas entre líderes mundiales, nacionales, religiosos y locales. Ya se ha recurrido a estos recursos para responder a otras amenazas y emergencias públicas en materia de salud, incluidas la meningitis en África central y occidental, la gripe por A (H1N1) en el África subsahariana y el subcontinente asiático, e inundaciones y tsunamis en Asia meridional.

Estamos colaborando con la IEMP para identificar formas de utilizar la infraestructura creada en torno a la polio (tales como las cadenas de suministro, sistemas de vigilancia y laboratorios, y redes de movilización social) que puedan servir de ayuda a largo plazo a otras iniciativas en materia de salud y programas de inmunización, especialmente después de erradicar definitivamente la polio.

Defensa de la causa y comunicación

Una mujer entrega vacunas casa por casa en Sokoto (Nigeria).

Trabajamos en estrecha colaboración con los asociados de la IEMP para reunir financiamiento y mantener el momentum político a nivel mundial y nacional en la lucha a favor de la erradicación de la polio, lo que conlleva promover iniciativas para aumentar el financiamiento de la polio por parte de gobiernos donantes, además de cultivar nuevos donantes menos tradicionales. También alentamos a los gobiernos y a los dirigentes de los países afectados por la polio a que mantengan su compromiso con la lucha antipoliomielítica y rindan cuentas de los resultados de las campañas contra la polio. Asimismo, los ayudamos a identificar fuentes de financiamiento para dichas campañas.

Nos esforzamos también por movilizar y alinearnos con otros defensores de la erradicación de la polio, como, por ejemplo líderes influyentes de la comunidad, tales como líderes religiosos, organizaciones de voluntarios y empleadores. En colaboración con asociados tales como Rotary International, UNICEF y el Proyecto Mundial contra la Pobreza (Global Poverty Project), recurrimos tanto a medios de comunicación tradicionales como sociales para concientizar al público de la importancia de luchar por la erradicación de la polio, así como de la importancia de actividades de inmunización más amplias tanto en países donantes como en países donde la polio sigue existiendo, además de en países donde existen riesgos de un nuevo surgimiento de esta enfermedad. También apoyamos iniciativas para adaptar los medios de comunicación a contextos políticos, sociales y culturales concretos para fomentar la demanda de vacunas y acabar con percepciones erróneas sobre la seguridad y la eficacia de estas.

Viste nuestro blog

Conectar