Nuestra causa

Salud materna, neonatal e infantil

Estrategia

Imprimir

Una madre etíope con su hijo, al que un promotor de divulgación de la salud le ha puesto todas las vacunas necesarias.

NUESTRA objetivo:

garantizar que madres y bebés sobrevivan y disfruten de buena salud durante el embarazo, el parto, así como en la primera infancia.

Elreto

A Grandes rasgos

En los países en desarrollo, millones de mujeres y bebés mueren sin necesidad durante el embarazo, el parto y los primeros meses después del parto.

La mayor parte de estas muertes podrían haberse evitado mediante herramientas y procedimientos asequibles y de eficacia demostrada que son ampliamente utilizados en el mundo desarrollado.

Invertimos en el desarrollo de herramientas, tecnologías y tratamientos que puedan utilizar fácilmente las familias y los trabajadores de la salud de primera línea para mejorar la salud maternoinfantil.

Promovemos interacciones mejores, más frecuentes y asequibles entre los trabajadores de la salud de primera línea y las familias, y fomentamos mejores políticas y un aumento del financiamiento para apoyar la salud materna, neonatal e infantil.

Mariam Claeson, directora interina, dirige nuestra estrategia de salud materna, neonatal e infantil. Dicha estrategia, desarrollada inicialmente en el 2009, forma parte de la División de Desarrollo Mundial de la Fundación.

Todos los años, especialmente en los países en desarrollo, mueren casi 300 000 mujeres y muchas más quedan discapacitadas de forma permanente debido a complicaciones durante el embarazo. Las madres sufren principalmente hemorragias, sepsis, parto obstruido y trastornos provocados por la hipertensión arterial.

Además, más de 2,6 millones de bebés nacen muertos, otros 2,9 millones mueren antes de cumplir un mes de vida y muchos sufren discapacidades y trastornos de desarrollo neurológico. La mayoría de las muertes se produce como consecuencia de partos prematuros, asfixia durante el parto e infecciones como la sepsis, la neumonía y la meningitis.

Existen intervenciones eficaces de bajo costo; sin embargo, no llegan a todas las mujeres y los bebés que las necesitan. En los países en desarrollo, muchas mujeres dan a luz en el hogar y rara vez acuden a un proveedor de salud capacitado antes o después del nacimiento del bebé. Con frecuencia, en los países pobres, los proveedores calificados carecen de acceso a herramientas actuales o, si lo hacen, simplemente no las utilizan. Puede darse el caso de que las familias no busquen atención médica ni sigan las indicaciones médicas recibidas.

Oportunidades

La mayor parte de muertes maternas y neonatales se pueden evitar utilizando las herramientas y procedimientos existentes: antibióticos, cuchillas esterilizadas para cortar el cordón umbilical, fármacos con los que se evitan y tratan las hemorragias posparto, corticoesteroides prenatales para acelerar la maduración pulmonar del feto y mejores prácticas tales como la atención materna de tipo canguro, que incluye la lactancia exclusiva y el contacto piel con piel para mantener al bebé abrigado y protegerlo de las infecciones.

Con dichas intervenciones de bajo costo, se puede reducir de forma significativa la muerte de las madres y los recién nacidos. También es posible lograr mejoras mediante el desarrollo de nuevas herramientas y tecnologías que permitan un diagnóstico y tratamiento más temprano y rápido de afecciones peligrosas.

Nuestra estrategia

El programa  de salud materna, neonatal e infantil de la Fundación Bill y Melinda Gates se centra en ampliar el uso de las soluciones actuales y desarrollar otras nuevas para garantizar que las madres y los lactantes sobrevivan y disfruten de buena salud durante el parto y la primera infancia, cuando los servicios presentan más carencias y se producen la mayoría de las muertes.

También trabajamos en estrecha colaboración con los gobiernos, los organismos de las Naciones Unidas, las organizaciones no gubernamentales y el sector privado, y colaboramos con otros programas de la Fundación en ámbitos como la nutrición, la planificación familiar y las enfermedades infecciosas.

Una madre y su hijo en una zona rural de Nepal, donde las organizaciones de ayuda están fomentando el uso de parteras calificadas en el parto para reducir la alta tasa de mortalidad materna.

En nuestro enfoque, se reconoce el papel central que desempeñan los proveedores de salud. Para apoyar su labor, nos esforzamos por adaptar y desarrollar herramientas, tecnologías y tratamientos innovadores, mejorar la capacidad de asesoramiento y negociación de nuestros trabajadores de la salud de primera línea, alentar a las familias a que adopten prácticas saludables y busquen atención materna y neonatal de calidad. Nos esforzamos asimismo por fortalecer las competencias y eficacia de los trabajadores de la salud de primera línea, así como fomentar políticas nacionales y mundiales específicas, además de financiamiento y liderazgo.

Además brindamos apoyo a iniciativas de investigación en muchas partes del mundo que contemplen formas nuevas de mejorar la salud y salvar la vida de madres y recién nacidos. En la actualidad, nuestras iniciativas se concentran en el norte de la India, Etiopía y el norte de Nigeria.

Ámbitos de actuación

Concentramos nuestros esfuerzos en diversos ámbitos:

Mejorar las herramientas, las tecnologías y los tratamientos

Para abordar los principales factores de riesgo de la muerte materna y neonatal, nos esforzamos por adaptar las herramientas, las tecnologías y los tratamientos preventivos y curativos actuales, así como por elaborar otros que sean más eficaces y asequibles, y que las familias y los trabajadores de la salud de primera línea de clínicas comunitarias y rurales integren más fácilmente. Entre ellos figura el uso de fármacos como la oxitocina y el misoprostol para la hemorragia posparto, así como la prevención y el tratamiento de infecciones de los recién nacidos con regímenes simplificados de tratamiento antibiótico y limpieza del cordón umbilical.

Mejorar las prácticas de salud

Un promotor de divulgación de la salud realiza una visita a domicilio en Mojo, ciudad en el centro de Etiopía.

Nos esforzamos por identificar y reducir los obstáculos que dificultan la adopción de medidas eficaces, divulgar información sobre la salud materna y neonatal, llevar a cabo campañas de sensibilización a gran escala, movilizar a las redes locales para mejorar prácticas y normas sociales en  hogares y en la comunidad, así como reducir los obstáculos de índole económica que dificultan el acceso a la atención médica.

Mejorar las competencias de los trabajadores de la salud de primera línea

Trabajamos para ayudar a los proveedores de salud a nivel de la comunidad –especialmente en el norte de la India, Etiopía y el norte de Nigeria– a que amplíen  sus conocimientos y competencias en materia de herramientas innovadoras.

Aumentar el financiamiento y mejorar las políticas

Según la Organización Mundial de la Salud, se necesitará una inversión continua y considerable para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio sobre la salud maternoinfantil. Apoyamos iniciativas que tengan por objeto aumentar el financiamiento y aprovechar las iniciativas de nuestros asociados a nivel nacional e internacional. También nos esforzamos por elaborar políticas y estrategias que permitan a los países aumentar la adopción de medidas en materia de salud que puedan salvar vidas, crear conciencia sobre los factores de riesgo que se pasan por alto en los casos de mortalidad materna y neonatal, y ampliar el uso de medicamentos esenciales.

Ampliar los cuidados tras el periodo neonatal

Estamos convencidos de que si fortalecemos las competencias de los trabajadores de la salud de primera línea estaremos beneficiando a los niños en un periodo de vida fundamental que va desde el nacimiento hasta los 2 años de edad. Por ejemplo, buenas prácticas e materia de salud tales como lavarse las manos, la vacunación, la planificación familiar después del parto y la lactancia exclusiva pueden traducirse en una mejora de los resultados para las madres y los niños, además de mitigar enfermedades propias de la infancia como la neumonía, la diarrea y la desnutrición.

Viste nuestro blog

Conectar