Nuestra causa

Planificación Familiar

Estrategia

Imprimir

La planificación familiar constituye una parte clave del compromiso amplio de la Fundación de otorgarle poder de decisión a las mujeres y mejorar la salud familiar.

Nuestro objetivo: 

garantizar que las mujeres y las niñas en los países en desarrollo tengan acceso a información, servicios y suministros de planificación familiar de calidad.

El reto

A grandes rasgos

Más de 220 millones de mujeres en los países en desarrollo que no desean quedarse embarazadas carecen de acceso a métodos anticonceptivos eficaces, a información y servicios de planificación familiar voluntaria.

Disponer de un mayor acceso a anticonceptivos, información y servicios de planificación familiar dará como resultado una disminución del número de mujeres y niñas que mueren durante el embarazo y el parto, o a causa de embarazos no planeados, abortos y muertes de lactantes.

Nos esforzamos para aumentar el financiamiento y mejorar las políticas de planificación familiar,  aumentar la demanda y el uso de anticonceptivos en zonas urbanas pobres, desarrollar tecnologías anticonceptivas innovadoras y apoyar más investigación para cubrir lagunas de conocimiento.

Gary Darmstadt, director de Salud Familiar, y Monica Kerrigan, jefe de equipo de Planificación Familiar, dirigen nuestra estrategia en materia de planificación familiar. Dicha estrategia, actualizada en el 2008, forma parte de la  División de Desarrollo Mundial de la Fundación.

La planificación familiar voluntaria es uno de los grandes avances del último siglo en materia de salud pública. Permitir que la mujer pueda tomar decisiones informadas sobre el hecho de tener hijos y cuándo hacerlo reduce la mortalidad materna y neonatal. Conlleva además una disminución del número de embarazos no planeados y abortos en condiciones de riesgo, aumenta las oportunidades de la mujer, y da lugar a familias y comunidades más saludables. La planificación familiar es un componente inteligente, práctico y esencial de la salud y el desarrollo a nivel mundial.

No obstante, más de 220 millones de mujeres en los países en desarrollo que no desean quedarse embarazadas carecen de acceso a métodos anticonceptivos eficaces, así como a información y servicios de planificación familiar voluntaria. Menos del 20 % de mujeres en el África subsahariana y apenas una tercera parte de las mujeres en Asia meridional utilizan anticonceptivos modernos. Se calcula que, en el 2012, unos 80 millones de mujeres en los países en desarrollo sufrieron un embarazo no planeado y al menos una de cada cuatro recurrió a un aborto en condiciones de riesgo.

Hay retos significativos que impiden que más personas puedan acceder y disponer de anticonceptivos, entre los que se encuentran el alto costo de los anticonceptivos de calidad de media a larga duración, el financiamiento irregular de los donantes, las barreras culturales y de conocimiento, y la falta de coordinación en los procesos de adquisiciones.

Oportunidades

La planificación familiar voluntaria es una de las inversiones más rentables que puede hacer un país en su futuro. Por cada dólar que se invierte en planificación familiar, los gobiernos pueden ahorrarse hasta 6 dólares que pueden invertirse en mejorar la salud, la vivienda, el agua y otros servicios públicos.

Una madre y su hijo en un centro de salud en Dakar (Senegal).

En julio del 2012, los líderes de 150 países donantes, países en desarrollo, organismos internacionales, organizaciones de la sociedad civil, fundaciones y el sector privado se comprometieron a proporcionar para el 2020 anticonceptivos, información y servicios de planificación familiar a 120 millones más de mujeres y niñas en los países más pobres del mundo. Gracias a este esfuerzo colectivo, se logrará que mueran 200 000 mujeres y niñas menos durante el embarazo y el parto, que haya más de 100 millones menos de embarazos no planeados, más de 50 millones de abortos menos y casi 3 millones menos de fallecimientos de bebés durante el primer año de vida. Además, un mayor número de niñas podrán terminar sus estudios y tener mayores ingresos en el transcurso de su vida. En África subsahariana, hasta una cuarta parte de las niñas no termina sus estudios a consecuencia de embarazos no planeados.

Estrategia

La planificación familiar constituye una pieza clave del compromiso general de la Fundación con el empoderamiento de la mujer y la mejora de la salud familiar, en lo que también se incluyen los fondos destinados a salud materna, neonatal e infantil, nutrición, formulación y suministro de vacunas,  así como la prevención y el tratamiento del VIH/SIDA, la neumonía, la malaria y las enfermedades entéricas y diarreicas.

A nivel mundial, nuestra estrategia tiene como objetivo:

  • revitalizar las campañas en materia de planificación familiar para ayudar a cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas (ODM);
  • fomentar la sensibilización de donantes, gobiernos nacionales y sector privado en torno a la importancia de la planificación familiar;
  • mejorar la eficacia de la adquisición y distribución de anticonceptivos;
  • aumentar el acceso a productos de planificación familiar de calidad mediante precios reducidos;
  • movilizar a los donantes, gobiernos y organizaciones de la sociedad civil a que se coordinen mejor, a que aumenten el financiamiento y fomenten políticas que luchen por el acceso a la planificación familiar;
  • crear tecnologías anticonceptivas innovadoras que satisfagan las necesidades de las mujeres y niñas.

En determinados países del África subsahariana y Asia meridional, nuestra estrategia tiene como objetivo:

  • aumentar el uso de anticonceptivos modernos;
  • mejorar los servicios de planificación familiar para el creciente número de personas pobres que viven en zonas urbanas;
  • introducir soluciones innovadoras de bajo costo con las que se pueda aumentar la oferta y demanda de productos y servicios de planificación familiar;
  • hallar formas de integrar la planificación familiar en los servicios de salud maternoinfantil y del VIH para ganar en eficacia y reducir costos.

Ámbitos de actuación

Políticas y defensa de la causa

Nos esforzamos para que la planificación familiar siga figurando de una forma u otra en los programas mundiales. Promovemos un mayor financiamiento por parte de los gobiernos, donantes y el sector privado, así como mejores políticas a todos los niveles que permitan lograr una mayor disponibilidad y acceso a los anticonceptivos. También nos esforzamos por mejorar la coordinación entre donantes y gobiernos, y crear un movimiento durable a favor de la ampliación y mejora de los métodos anticonceptivos.

Asimismo, llevamos a cabo análisis económicos en países prioritarios para determinar el rendimiento de la inversión en materia de planificación familiar, y promovemos la transparencia y la rendición de cuentas por parte de los gobiernos mediante iniciativas para aumentar la disponibilidad de presupuestos nacionales y locales, así como la información sobre políticas.

Uso de anticonceptivos en zonas urbanas

Se espera que la mayor parte del crecimiento de la población mundial se produzca en las ciudades de los países en desarrollo. En el África subsahariana y en Asia meridional, las regiones de crecimiento más rápido del mundo, se calcula que la población urbana se duplicará entre el 2000 y el 2030.

Una madre y su recién nacido en Uttar Pradesh (India)

En la actualidad, los índices de natalidad  más altos se concentran en las poblaciones más pobres y un número significativo de embarazos no son planeados. Nos centramos en estimular en estas comunidades oferta y demanda de información, servicios y suministros de planificación familiar voluntaria, asequible y de alta calidad, principalmente a través de la Iniciativa de Salud Reproductiva Urbana en Uttar Pradesh (India), y en Nigeria, Kenia y Senegal. Nos centramos en el espaciamiento de los nacimientos y el asesoramiento en materia de planificación familiar, y en proporcionar suministros y servicios a las madres  después del parto, a las clientas después del aborto, a las mujeres seropositivas y a las chicas adolescentes vulnerables.

Colaboramos con el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil para identificar enfoques eficaces, y ayudamos a crear equipos de implementación a nivel nacional y a que formen redes para compartir prácticas y estrategias. También promovemos iniciativas de medición de los resultados para garantizar que la implementación se realice según los datos, que exista una evaluación rigurosa, que nuestra atención se centre en los más pobres y vulnerables, y que se generalice el intercambio de datos.

Nuevas tecnologías anticonceptivas

Las mujeres renuncian al uso de los anticonceptivos por razones diversas, incluso cuando quieren evitar un embarazo. Algunas mujeres tienen ideas erróneas sobre los riesgos que conlleva quedarse embarazadas, mientras que otras están preocupadas por los efectos secundarios de los métodos anticonceptivos modernos. En algunos casos, la oposición de los miembros de la familia y las opciones limitadas de métodos anticonceptivos son factores clave.

Menos del 20 % de las mujeres del África subsahariana, y apenas una tercera parte de las mujeres en Asia meridional utilizan anticonceptivos modernos.

Apoyamos el descubrimiento, el desarrollo y la circulación de nuevas tecnologías que aborden las razones por las que no se usan los anticonceptivos, con especial atención a los implantes y los anticonceptivos inyectables. Los implantes e inyectables de 3 meses constituyen los métodos anticonceptivos reversibles más conocidos en el África subsahariana, las nuevas versiones de estos métodos han demostrado tener un gran potencial a la hora de aumentar el acceso a los anticonceptivos y a su uso. En la actualidad estamos destinando fondos a la garantía de calidad, la aprobación reglamentaria y la introducción de dos nuevos productos en países concretos de África subsahariana y Asia meridional.

El primer producto es el Sino-implant (II), fabricado por Shanghai Dahua Pharmaceuticals, en China. Sino-implant (II) es un implante de larga duración, eficaz y de bajo costo cuyo uso está aprobado en más de 20 países en desarrollo. Se están realizando esfuerzos con miras a garantizar que la Organización Mundial de la Salud apruebe su precalificación.

El segundo producto es Sayana Press, una nueva versión subcutánea del conocido anticonceptivo inyectable de tres meses de duración de Pfizer denominado Depo-Provera. Depo-Provera se suministra a través de una inyección intramuscular, que debe administrar un trabajador de la salud en la mayoría de los países. Existe la posibilidad de que Sayana Press lo suministren proveedores sin formación médica, como trabajadores de la salud capacitados de la propia comunidad o incluso que se lo pongan las mismas mujeres. Se están llevado a cabo iniciativas con vistas a evaluar la aceptación que tiene el producto entre las mujeres y para poner en marcha la capacitación, los sistemas, las políticas y la infraestructura necesarios para suministrarlo de forma sostenible.

Se necesitan más métodos anticonceptivos para responder a las diversas necesidades de todas las comunidades del mundo. Por ejemplo, estamos invirtiendo en el desarrollo de una píldora anticonceptiva oral que esté disponible cuando se necesite, anillos vaginales anticonceptivos, implantes de larga duración, inyectables de seis meses, métodos anticonceptivos no hormonales y esterilización no quirúrgica femenina. También apoyamos el desarrollo de soluciones polivalentes, como las que evitan tanto el embarazo como la infección del VIH.

Cubrir lagunas de conocimiento

Mejorar el acceso a los recursos de planificación familiar requiere cubrir importantes lagunas de conocimiento que sirvan de base para la implementación de políticas y programas. Apoyamos la investigación para explorar vías de integración de los servicios de planificación familiar con otros servicios de salud, tales como la atención y prevención del VIH, la atención maternoinfantil (incluida la atención después del parto) y los servicios después del aborto. También tratamos de recopilar datos más fiables sobre las posibles relaciones entre la infección por el VIH y el uso de contraceptivos hormonales.

Viste nuestro blog

Conectar