Nuestra causa

Planificación Familiar

Estrategia

Imprimir

La planificación familiar constituye una pieza clave del compromiso amplio de la Fundación de otorgarles poder de decisión a las mujeres y mejorar la salud familiar.

Nuestro objetivo: 

garantizar que, para el 2020, 120 millones más de mujeres y niñas que viven en los países más pobres tengan acceso a información, servicios y suministros anticonceptivos de calidad sin coerción ni discriminación y sin perder de vista el objetivo a largo plazo de garantizar el acceso universal a la planificación familiar voluntaria. Otorgarle poder de decisión a las cada vez más numerosas entidades benéficas, dotarlas de conocimientos, herramientas y un entorno de políticas de apoyo que permitan desbloquear más recursos, planificar inversiones más efectivas y lograr un mayor impacto en todo el mundo.

El reto

A grandes rasgos

El acceso a la información sobre planificación familiar y a los anticonceptivos puede transformar vidas. Todas las mujeres y todas las niñas merecen poder tomar decisiones sobre su propio futuro. Lea historias sobre mujeres aquí.

Más de 220 millones de mujeres en los países en desarrollo que no desean quedar embarazadas carecen de acceso a métodos anticonceptivos eficaces, así como a información y a servicios de planificación familiar voluntaria.

En algunos de los países más pobres del mundo las tasas de uso de anticonceptivos se han estancado: menos del 20 % de las mujeres en el África subsahariana y apenas una tercera parte de las mujeres en Asia meridional utilizan anticonceptivos modernos.

Disponer de un mayor acceso a anticonceptivos, información y servicios de planificación familiar dará como resultado una disminución del número de mujeres y niñas que mueren durante el embarazo y el parto, de embarazos no planeados, de abortos y de muertes infantiles. 

Nos esforzamos para aumentar el financiamiento y mejorar las políticas de planificación familiar, aumentar la demanda y el uso de anticonceptivos, desarrollar tecnologías anticonceptivas innovadoras y apoyar la investigación para mejorar la prestación de servicios. 

Kellie Sloan dirige nuestro programa de planificación familiar, que se engloba en la División de Desarrollo Mundial de la Fundación.

La planificación familiar voluntaria es uno de los grandes avances del último siglo en materia de salud pública. Permitir que la mujer pueda tomar decisiones informadas sobre el hecho de tener hijos y cuándo hacerlo reduce el número de embarazos no planeados, así como la mortalidad materna y neonatal. También aumenta las oportunidades educativas y económicas que se les plantean a las mujeres y mejora la salud de familias y comunidades enteras. La planificación familiar es un componente inteligente, práctico y esencial de la salud y el desarrollo a escala mundial.

No obstante, más de 220 millones de mujeres en los países en desarrollo que no desean quedar embarazadas carecen de acceso a métodos anticonceptivos eficaces, así como a información y servicios de planificación familiar voluntaria. Menos del 20 % de las mujeres en el África subsahariana y apenas una tercera parte de las mujeres en Asia meridional utilizan anticonceptivos modernos. Se calcula que, en el 2012, unos 80 millones de mujeres en los países en desarrollo se enfrentaron a un embarazo no planeado y al menos una de cada cuatro recurrió a un aborto en condiciones de riesgo.

Hay retos significativos que impiden que más personas puedan acceder y disponer de anticonceptivos, entre los que se encuentran el financiamiento insuficiente por parte de donantes en los países en desarrollo, la carencia de productos adecuados que satisfagan las necesidades de los usuarios, la deficiencia de los sistemas de distribución, la falta de mecanismos de monitoreo y de recopilación de datos confiables, y las barreras culturales y de conocimiento.

Oportunidades

La planificación familiar voluntaria es una de las inversiones más rentables que puede hacer un país en su futuro. Por cada dólar que se invierte en planificación familiar, los Gobiernos pueden ahorrarse hasta 6 dólares que pueden invertirse en mejorar la salud, la vivienda, el agua, el saneamiento y otros servicios públicos.

Una madre y su hijo en un centro de salud de Dakar (Senegal).

En el 2012, la histórica Cumbre de Londres sobre la Planificación Familiar movilizó a Gobiernos, organismos internacionales, organizaciones de la sociedad civil, fundaciones y el sector privado a comprometerse a ampliar drásticamente el acceso a la planificación familiar voluntaria. Gracias a la alianza mundial resultante, la Family Planning 2020 (FP2020), la importancia del acceso a los anticonceptivos ha cobrado un mayor ímpetu. Dicha alianza ha impulsado asimismo la colaboración, la innovación y la rendición de cuentas en el marco de la planificación familiar.

Nuestra estrategia

El programa de Planificación Familiar de la Fundación Bill y Melinda Gates tiene por objeto  garantizar que, para el 2020, 120 millones más de las mujeres y niñas que viven en los países más pobres tengan acceso a información, servicios y suministros anticonceptivos de calidad sin coerción ni discriminación y sin perder de vista el objetivo a largo plazo de garantizar el acceso universal a la planificación familiar voluntaria.

Junto con nuestros asociados, apoyamos a los Gobiernos nacionales que se comprometieron con los objetivos de la alianza FP2020 y que están elaborando e ejecutando sus propios planes nacionales.

La labor de la Fundación consiste en evaluar las necesidades en materia de planificación familiar, especialmente entre las poblaciones más pobres y vulnerables; identificar barreras de acceso y lagunas de financiamiento; tomar medidas y evaluarlas; compartir prácticas con base empírica; fomentar la rendición de cuentas a través del monitoreo a tiempo real y la recopilación de datos; e impulsar la coordinación entre Gobiernos, asociados y donantes.

También nos esforzamos para aumentar el financiamiento y mejorar las políticas en materia de planificación familiar, crear alianzas público-privadas, para ampliar las opciones y el acceso a los anticonceptivos, desarrollar tecnologías anticonceptivas innovadoras y asequibles, así como apoyar la necesidad de más investigación para cubrir lagunas de conocimiento.

Asimismo, tenemos un gran interés en analizar de qué modo nuestras iniciativas en materia de planificación familiar pueden llegar a satisfacer las necesidades de mujeres jóvenes y de niñas.


Ámbitos de actuación

Acelerar las acciones por parte de distintos países

Colaboramos con distintos países que se han comprometido a ampliar el acceso a la planificación familiar voluntaria de calidad con el fin de reducir la mortalidad materna y neonata. Nuestras principales líneas de actuación se encuentran en la India y Nigeria. También colaboramos con asociados tanto del sector público como privado en Indonesia, Pakistán, Etiopía, Kenia y la República Democrática del Congo, países donde realizamos inversiones específicas.

En cuanto al ámbito francófono del África occidental, somos un miembro clave de la asociación Ouagadougou Partnership for Family Planning y apoyamos a Senegal y al Níger en la aplicación de enfoques basados en la oferta y la demanda que pueden servir como modelo al resto de los países de la región.

Fortalecer políticas e iniciativas de defensa de la causa

Nos esforzamos para que la planificación familiar siga siendo una prioridad mundial y para que tanto los donantes como los países en desarrollo asuman responsabilidades respecto a los compromisos que hayan asumido en materia de planificación familiar. Nuestra aportación en este ámbito incluye la concesión de subvenciones, la defensa directa de la causa, el apoyo y asesoramiento en materia de comunicación y las interacciones con figuras de liderazgo.

Monitorear la eficacia de las iniciativas y fomentar la rendición de cuentas

Para monitorear los cambios relativos al uso de los anticonceptivos y ayudar a todos los países que forman parte del FP2020 a dar seguimiento a su progreso anual respecto a la consecución de los objetivos y la mejora de la eficacia de sus programas, invertimos en rápidos métodos de encuestas que aportan datos sobre el acceso a la planificación familiar en intervalos de entre 6 y 12 meses. Dichas encuestas sirven de complemento a las encuestas nacionales de salud que recopilan datos cada 3 o 5 años.

Una madre y su recién nacido en Uttar Pradesh (India)

También dirigimos iniciativas para homologar la forma en que varias organizaciones dan seguimiento a los recursos invertidos en materia de planificación familiar. Los nuevos sistemas de datos se basarán en parámetros estándares y brindarán datos confiables a escala nacional y subnacional. Disponer de datos más confiables y de un mejor sistema de monitoreo es esencial para exigir responsabilidades a donantes, Gobiernos, programas y proveedores.

Cubrir lagunas de conocimiento

Mejorar la prestación de servicios es esencial para ampliar el acceso y la utilización de anticonceptivos, especialmente en los países más pobres del mundo, donde la infraestructura de los servicios de salud es deficiente. Apoyamos la investigación para descubrir cuál es la mejor manera de abordar los desequilibrios que presenta la relación entre la oferta y la demanda a gran escala y en una multiplicidad de países, todo ello para promover la colaboración entre los sectores público y privado con el fin de aplicar soluciones, y para sintetizar y comunicar los resultados de la investigación a donantes, países y asociados.

Invertir en nuevos métodos anticonceptivos

Hay mujeres que no utilizan anticonceptivos, incluso cuando no desean quedar embarazadas, por una gran variedad de motivos. Es posible que no comprendan cuál es el riesgo real de quedar embarazadas, o bien que las disuada el costo, el hecho de que no es algo práctico o las preocupaciones sobre los efectos secundarios. En algunos casos, la oposición por parte de familiares o las opciones limitadas de métodos disponibles pueden ser un factor determinante de disuasión. 

Menos del 20 % de las mujeres en el África subsahariana y apenas una tercera parte de las mujeres en Asia meridional utilizan anticonceptivos modernos.

Necesitamos continuar innovando en materia de tecnología anticonceptiva para abordar estas problemáticas y satisfacer las necesidades de mujeres que se encuentran en circunstancias y etapas vitales muy distintas. Apoyamos el descubrimiento, el desarrollo y la difusión de nuevas tecnologías que permitan desmentir los motivos a favor de la no utilización de anticonceptivos, y, en especial, nos proponemos mejorar la aceptación y el uso continuado de anticonceptivos entre tres grupos prioritarios: mujeres que ya han llegado al tamaño familiar deseado, mujeres que no emplean los métodos existentes a causa de los efectos secundarios y mujeres jóvenes. Estas inversiones a largo plazo tienen el objetivo de cubrir las necesidades anticonceptivas más allá del 2020 y cuentan con la colaboración del programa de la Fundación sobre el VIH, cuyo objetivo es crear nuevas tecnologías que prevengan tanto embarazos no planeados como el contagio del VIH.



Viste nuestro blog