Nuestro trabajo

Cómo ideamos nuestras estrategias

Imprimir

Cómo ideamos nuestras estrategias

La revisión constante de nuestras estrategias supone una gran oportunidad de aplicar lo ya aprendido en nuestro trabajo anterior.

Jeff Raikes, Director general

En última instancia, la estrategia que adoptemos vendrá definida por nuestras prioridades y por las decisiones que tomemos en tanto que Fundación. ¿Cómo podemos maximizar nuestros recursos para mejorar la vida de las personas? ¿Cómo podemos colaborar con nuestros socios para generar oportunidades duraderas?

Las estrategias son el componente esencial y el principal foco de atención de la Fundación. Las estrategias determinan tanto la selección de asociados y subvencionados como la asignación de recursos financieros, humanos y de liderazgo. Nos servimos de un proceso riguroso a la hora de definir y redefinir estrategias, un proceso que integra retroalimentación y se centra en los resultados.

El desarrollo estratégico es un proceso de análisis y planificación que requiere:

  • reflexionar acerca de un problema y el contexto en que éste se produce para decidir qué necesita el mundo;
  • identificar las opciones disponibles y tomar decisiones para definir la actuación de la Fundación;
  • planificar qué recursos necesitará la Fundación teniendo en cuenta sus prioridades y limitaciones; 
  • evaluar correctamente las competencias de los subvencionados y los socios para identificar un enfoque que garantice el máximo impacto;
  • establecer un objetivo ambicioso a largo plazo, con resultados concretos, que nos permita medir nuestro progreso y ajustar nuestros planes sobre la marcha.

Cómo encajan nuestras estrategias

Nuestras estrategias tienen muchos elementos en común:

  • Todas las estrategias aspiran a convertirse en catalizadoras de cambio. La Fundación no invierte en brindar servicios del día a día en materia de sanidad y educación: preferimos concentrar nuestros esfuerzos en la creación y el perfeccionamiento de sistemas que se traduzcan en mejores resultados para todos. 
  • Todas las estrategias tienen como objetivo sacar el máximo provecho de nuestras relaciones de colaboración para así lograr el mayor impacto posible. No se produce ningún cambio sobre el terreno sin la participación activa de nuestros beneficiarios de subvenciones y colaboradores.
  • Todas las estrategias ponen énfasis en la tecnología, ya sea tecnología en el contexto de la educación en línea en Estados Unidos, tecnología en forma de nuevas semillas en la agricultura, o tecnología innovadora en el ámbito del suministro de vacunas.

El ciclo vital estratégico

El ciclo vital estratégico ofrece un marco que guía nuestro trabajo y que nos permite desarrollar estrategias, destinar recursos, implementar la concesión de subvenciones, captar y compartir información sobre los progresos logrados, reflexionar acerca de las lecciones aprendidas, y corregir en la medida en que sea necesario el curso adoptado. El diálogo permanente con nuestros subvencionados y colaboradores, tanto durante la fase de planificación inicial como durante el resto del ciclo vital estratégico, es una parte esencial de este proceso.

Desarrollar: aunque no sea lo habitual en este punto de la evolución de la Fundación, es posible desarrollar nuevas estrategias si se produce un cambio externo relevante que obligue a adoptar un enfoque distinto. Una actualización estratégica consiste en examinar las estrategias vigentes y reflexionar acerca de los progresos logrados, definir objetivos y acordar el camino a seguir.

Ejecutar: toda estrategia incluye un plan de ejecución que tiene en cuenta las inversiones, la relación con los asociados y los recursos necesarios para obtener los resultados previstos. Inmediatamente después de desarrollar la estrategia, nuestro trabajo debe centrarse en su ejecución.

Medir: para aprender e ir haciendo cambios sobre la marcha, nos servimos de un sistema de puntuación y datos pertinentes para seguir el progreso y los resultados estratégicos. Este tipo de medidas también nos sirve para entender mejor cómo podemos ayudar a nuestros asociados en la ejecución de estrategias y cómo tener pruebas concretas para demostrar lo que funciona mejor a fin de lograr los resultados definidos por el plan estratégico.

Revisar: las revisiones estratégicas nos permiten reflexionar sobre el progreso realizado, las prioridades y los problemas que debemos resolver. Los equipos directivos de la Fundación revisan anualmente todas las estrategias y su ejecución. Este proceso de revisión nos permite realizar los ajustes necesarios teniendo en cuenta tanto lo que sucede sobre el terreno como lo que vamos aprendiendo.

Ajustar: los ajustes y retoques estratégicos basados en la retroalimentación que recibimos de nuestros subvencionados es algo fundamental para garantizar que nuestros planteamientos tengan en cuenta tanto los cambios del entorno como la evolución de nuestros asociados.

Viste nuestro blog

Conectar