Nuestra causa

EDUCACIÓN INFANTIL, PRIMARIA Y SECUNDARIA

Estrategia

Imprimir

Trabajamos para garantizar que todos los estudiantes estadounidenses terminen la educación secundaria con una preparación sólida para cursar estudios universitarios.

NUESTRA META:

apoyar iniciativas innovadoras orientadas a mejorar la educación pública infantil, primaria y secundaria, y garantizar que todos los alumnos terminen la secundaria preparados para lograr un buen desempeño en su trayectoria universitaria.

El reto

A grandes rasgos

De todos los jóvenes que terminan la secundaria en una escuela pública, solo el 25 % cuenta con las competencias necesarias para lograr un buen desempeño en la universidad, una importante puerta de acceso a las oportunidades económicas en los Estados Unidos.

La mayoría de los maestros de las escuelas públicas del país no reciben comentarios específicos sobre su labor, no tienen acceso a materiales educativos de calidad y no cuentan con el apoyo necesario para desempeñar su trabajo de forma óptima y para seguir mejorando.

Trabajamos en colaboración con nuestros asociados para garantizar que todos los jóvenes estadounidenses terminen la educación secundaria con una preparación sólida para cursar estudios universitarios.

Vicki Phillips, en calidad de directora, coordina nuestra estrategia de Educación infantil, primaria y secundaria, que pertenece al Programa estadounidense de la Fundación.

En los Estados Unidos, la educación ha sido la puerta de acceso a las oportunidades durante generaciones; sin embargo hoy muchos países nos están alcanzando e incluso superando en materia educativa. Los tiempos han cambiado, y nuestro sistema educativo debe cambiar con ellos.

Vivimos en un mundo totalmente interconectado y saturado de información, donde los jóvenes tienen que aprender tanto dentro como fuera de clase, presencialmente y por Internet, en grupo y de forma autónoma. Necesitan contar con experiencias de aprendizaje que se ajusten a su realidad, que los motiven genuinamente, que les permitan progresar a su propio ritmo y según sus necesidades individuales, y que los doten de las competencias que precisarán hoy y mañana.

Los docentes, por su parte, necesitan recibir comentarios sobre su labor y disfrutar de las oportunidades de desarrollo profesional que ellos estimen adecuadas para acompañar a los alumnos en su trayectoria hacia el éxito, en vez de contar con soluciones genéricas y universales que poco aportan a su crecimiento profesional.

Es mucho lo que está juego. Cuando los jóvenes ven limitadas sus oportunidades, sus perspectivas de futuro devienen mucho menos alentadoras y la calidad de vida de nuestra sociedad empeora.

Oportunidades

Al centrarse en el objetivo común de mejorar la educación a través de la innovación y al sumar y compartir herramientas, estrategias y estándares eficaces, el cuerpo docente, los directores de escuela y las organizaciones sin fines de lucro de todo el país tienen el poder de transformar la educación pública estadounidense.

Nuestra estrategia

El compromiso de la Fundación Bill y Melinda Gates es garantizar que todos los estudiantes de los Estados Unidos tengan la oportunidad de recibir una educación de calidad. Tenemos dos programas complementarios encaminados a lograr este objetivo. Nuestro programa de Educación infantil, primaria y secundaria aspira a garantizar que todos los alumnos terminen la educación secundaria con la preparación necesaria para lograr un buen desempeño en la universidad, y nuestro programa de Éxito universitario tiene el afán de aumentar sustancialmente el número de jóvenes que obtienen una titulación de estudios superiores atractiva para el mercado laboral. Entre ambos programas existen varias áreas de concurrencia, como las estrategias en materia política y los enfoques prácticos orientados a lograr una mayor correspondencia entre los estándares que rigen la educación infantil, primaria y secundaria y lo que se espera de los alumnos universitarios.

Pittsburgh Carmalt, una escuela de prestigio especializada en ciencias y tecnología de Pittsburgh (Pensilvania), cuyo plan de estudios otorga un papel preponderante a los estándares comunes estatales.

Asimismo, invertimos en programas que aspiran a estrechar la relación entre maestro y alumno. Con este fin, colaboramos con docentes, responsables de políticas, madres y padres, y comunidades para ampliar y acelerar programas de éxito e identificar soluciones innovadoras que contribuyan a dar rienda suelta al potencial de los estudiantes.

Gracias a la labor de muchos de nuestros asociados, distritos escolares de todo el país ahora cuentan con unos estándares y unas expectativas mucho más claras aplicables tanto a docentes como a estudiantes. Brindamos nuestro apoyo al diseño de métodos justos y fiables de evaluación de docentes y de medición del progreso de los alumnos, entre los cuales destacan la recepción por parte de los maestros de comentarios personalizados sobre su labor con el fin de que puedan ajustar sus estrategias docentes a las necesidades individuales de cada alumno.

Ámbitos de actuación

En el marco de cada uno de nuestros ámbitos de actuación, ponemos al alcance de estados, distritos escolares y otros agentes trabajos de investigación, percepciones y herramientas para ayudarlos a mejorar sus estrategias de enseñanza y aprendizaje. También fomentamos la colaboración entre entidades para reproducir aquellos programas que hayan dado buenos resultados en un contexto concreto y difundir ampliamente ideas y contribuciones entre estados, distritos y organizaciones administrativas de escuelas semiautónomas.

Docencia

El papel del docente es fundamental en el proceso de aprendizaje de todo alumno. Los maestros quieren ayudar a sus alumnos a gozar de una trayectoria exitosa, pero a menudo no reciben comentarios sobre su desempeño ni el apoyo necesario para conseguirlo. Un sistema de evaluación justo y riguroso empuja a los docentes a seguir aprendiendo y creciendo profesionalmente, ya que dicha evaluación les ayuda a identificar sus puntos fuertes y sus ámbitos de mejora. Miles de maestros y decenas de investigadores colaboraron en nuestro programa Measures of Effective Teaching (Evaluación de la tarea docente), un proyecto de investigación que nos ha ayudado a entender en qué consiste una tarea docente eficaz y a trazar los indicadores adecuados para evaluarla de manera justa, todo ello con el objetivo de ayudar a cada maestro a maximizar su potencial.

Nuestro proyecto Measures of Effective Teaching (Evaluación de la tarea docente) contó con la colaboración de miles de maestros que permitieron que sus clases fueran grabadas en video y, posteriormente, evaluadas no solo por expertos, sino también por estudiantes.

Los docentes merecen tener acceso a oportunidades de desarrollo profesional que hayan diseñado ellos mismos, que les ofrezcan el apoyo que necesitan cuando lo necesiten y que les permitan colaborar con otros docentes y compartir buenas prácticas. En el área de capacitación de docentes, colaboramos con distritos escolares de todo el país para idear soluciones personalizadas y ampliables que puedan adoptarse de forma rápida y generalizada. Finalmente, también brindamos nuestro apoyo al surgimiento de nuevas oportunidades de liderazgo para docentes destacados sin sacarlos del salón de clase.

Aprendizaje

Más de 45 estados ya han adoptado los Estándares comunes estatales, una hoja de ruta en materia educativa que establece de forma clara qué expectativas deben cumplir los estudiantes para entrar en la universidad y qué conocimientos deben asimilar los alumnos en cada curso. Colaboramos con nuestros asociados para lograr que los estándares penetren en el tejido escolar de todo el país y ofreceremos nuestro apoyo a iniciativas eficaces encaminadas a difundir e implementar esta hoja de ruta.

Los materiales de clase basados en los Estándares comunes estatales están pensados para que el alumno entienda a fondo conceptos clave, asimile competencias fundamentales y se sienta plenamente partícipe de su proceso de aprendizaje. Junto con nuestros asociados, colaboramos con docentes para diseñar materiales que permitan a los alumnos solventar dificultades en equipo y asimilar conceptos en lugar de memorizar ideas. No hay duda de que quienes mejor conocen a los alumnos son sus maestros; es por eso que deberían ser ellos los principales responsables del diseño y la modificación de planes de estudio y materiales educativos, a fin de alinearlos con las necesidades de los alumnos.

Partiendo de un baremo claro de lo que todo alumno debería aprender, los parámetros para evaluar el nivel de cada estudiante deberían ser precisos y útiles para garantizar que todos los alumnos que terminen la secundaria cuenten con la preparación necesaria para acceder a la universidad. Una de nuestras prioridades es hacer llegar tanto a alumnos como a docentes comentarios constructivos sobre su desempeño para que a lo largo de toda su trayectoria cuenten con información útil que les permita optimizar su aprendizaje. La combinación de transmitir información transparente y útil a alumnos y docentes, y de contar con unos baremos claros de competencias y conocimientos, permite que los maestros identifiquen mucho más a menudo y de forma precoz las necesidades de sus estudiantes, lo que les facilitará con creces el camino hacia la universidad y el mundo profesional.

Innovación

Los jóvenes merecen gozar de experiencias educativas adaptadas a sus necesidades y que, al mismo tiempo, les permitan sacar el máximo partido del tiempo que les dedican sus maestros. El 95 % de los adolescentes de entre 12 y 17 años se conectan a Internet de forma regular. Utilizan las redes sociales, crean sus propias páginas web y hacen contribuciones en sitios web existentes. Nuestra prioridad en este ámbito es aprovechar al máximo la tecnología y las herramientas que han transformado todos los aspectos de nuestras vidas para impulsar el aprendizaje de los jóvenes. No se trata únicamente de mejorar los sistemas actuales, sino de hacer las cosas de forma distinta.

Las herramientas de aprendizaje en línea permiten a los alumnos avanzar a su propio ritmo. (Fotografía: © AZFOTO / Dominic Arizona Bonuccelli)

Es por ello que estamos invirtiendo en el desarrollo de una nueva generación de software pedagógico que, mediante un proceso altamente complejo, se adapta a las necesidades de aprendizaje de cada alumno. También brindamos nuestro apoyo a iniciativas de aprendizaje a través del juego que no solo permiten recopilar datos interesantes sobre el progreso de los alumnos, sino que al mismo tiempo los retan con nuevos conocimientos que necesitan adquirir.

Combinar la docencia presencial con el uso de herramientas digitales permite a los alumnos aprender de forma autónoma y a su propio ritmo, a la vez que los docentes pueden invertir más horas en atenderlos de manera individualizada y dedicarse más a fondo a tareas más complejas. Al permitir a los alumnos que accedan a nuevos niveles de conocimiento cada vez que demuestren tener dominado un tema, en vez de hacerlos avanzar según el número de horas que pasan en clase, se pueden personalizar su trayectoria y, así, apoyar a cada alumno a superar con éxito cada fase de aprendizaje.

Viste nuestro blog