Nuestra causa

Ciencias de descubrimiento y transferencia

Estrategia

Imprimir

Entre las iniciativas subvencionadas por el programa Grandes Retos encontramos un proyecto de desarrollo de una nueva vacuna contra la polio que contiene partes del virus de la polio inactivado en esferas microscópicas de lípidos.

NUESTRo objetivo:

Encaminar la investigación científica hacia aquellas áreas donde pueda lograr un mayor impacto y agilizar la traducción de hallazgos en soluciones que permitan mejorar la salud de las personas y salvar vidas.

El reto

a grandes rasgos

Trabajamos en estrecha colaboración con el resto de programas globales de la Fundación para canalizar recursos hacia nuevos descubrimientos científicos y así crear versiones más prácticas de soluciones ya existentes y desarrollar soluciones nuevas donde no existe ninguna.

Nuestros ámbitos de actuación incluyen vacunas, fármacos, salud materna e infantil, así como control de mosquitos portadores de enfermedades.

Para acelerar la velocidad de transferencia o traducción entre descubrimientos científicos y soluciones aplicables, y antes de llevar a cabo ensayos clínicos que requieren grandes inversiones de tiempo y dinero, buscamos constantemente la mejor forma de evaluar y perfeccionar las intervenciones potenciales.

Nuestro programa de subvenciones Grandes Retos nos permite lograr la participación de los investigadores más punteros a nivel mundial y, al mismo tiempo, desarrollar una red mundial de iniciativas de investigación y de socios donantes.

Nuestra estrategia Ciencias de descubrimiento y transferencia, actualizada en el 2012, está liderada por Chris Wilson y forma parte la División de Salud Pública Mundial de la Fundación.

La investigación y la innovación son esenciales a la hora de mejorar la salud de la población y de salvar vidas. Las vacunas impiden infecciones y enfermedades devastadoras, los fármacos permiten gestionar y tratar enfermedades, y el instrumental médico permite a los proveedores de salud diagnosticar enfermedades y mejorar la salud general de la población. Estas herramientas están cada vez generando más beneficios significativos para las poblaciones más pobres y vulnerables del mundo.

No obstante, seguimos sin contar con soluciones eficaces que sean apropiadas y económicamente viables para muchos de los problemas médicos de los países en desarrollo. Asimismo, no se dedican suficientes recursos a problemas que afectan de manera desproporcionada a los más pobres del planeta. Según algunas estimaciones, sólo un 10 % de toda la investigación médica realizada se centra en una serie de enfermedades que suponen el 90 %  de problemas de salud a nivel global. No sólo eso, sino que la falta de apoyo de las investigaciones que pretenden abordar algunas de las enfermedades y poblaciones más desatendidas dificulta que los mejores científicos a nivel mundial se impliquen lo suficiente.

Necesitamos desarrollar e implementar de forma urgente nuevas estrategias que nos permitan erradicar la polio. Necesitamos nuevas vacunas contra el VIH/sida, la malaria y la tuberculosis. Los tratamientos existentes para enfermedades como la tuberculosis y la malaria son cada vez menos eficaces a causa de la resistencia creciente a los fármacos. En las comunidades más pobres, muchas herramientas de diagnóstico resultan inadecuadas o simplemente no están disponibles. Asimismo, se necesitan anticonceptivos mejores y más asequibles para cubrir la demanda creciente de métodos de planificación familiar, y hacen falta también nuevas soluciones que permitan garantizar un nacimiento, crecimiento y desarrollo saludables.

Oportunidades

La investigación centrada en nuevos descubrimientos puede incrementar las probabilidades de que se produzcan avances decisivos que permitan abordar los problemas de salud y desarrollo globales, pero para ello debemos asegurarnos de que ésta tenga como objetivo lograr la máxima repercusión. Para ello, debemos fomentar tanto la innovación como la audacia, e identificar y aplicar ideas potencialmente transformadores, a pesar del riesgo de fracaso existente.

Los parches inalámbricos que controlan los signos vitales de embarazadas y fetos, por ejemplo, podrían suponer una forma económica de lograr progresos en las investigaciones sobre partos prematuros.

La colaboración entre instituciones dedicadas a la investigación, gobiernos, fundaciones, ONG y empresas privadas con el objetivo de generar nuevos descubrimientos y nuevas tecnologías que permitan una repercusión mucho mayor en la atención sanitaria a familias y niños puede impulsar grandes avances en salud pública y desarrollo a nivel mundial.

Si queremos hallar nuevas formas de resolver problemas de salud clave, debemos trabajar codo con codo para cubrir las lagunas de conocimiento en relación con las causas de dichos problemas. Al empezar cada proyecto, debemos pensar en cómo lograremos desarrollarlo y encontrar una solución, prever los mejores sistemas para poner a prueba una nueva herramienta o tecnología y la mejor forma de introducirlas, y determinar quién las va a usar. Además, debemos fomentar la colaboración y la coordinación interdisciplinaria entre investigadores y +funders para garantizar el desarrollo de soluciones sostenibles y con un impacto lo mayor posible.

Estrategia

En estrecha colaboración con el resto de programas globales de la Fundación Bill y Melinda Gates, el programa de Ciencias de descubrimiento y transferencia persigue la creación y mejora de intervenciones terapéuticas, de prevención y de diagnóstico de enfermedades infecciosas y dolencias que afectan a madres, niños y bebés. Para ello, debemos identificar y cubrir lagunas en los conocimientos científicos, crear o poner en marcha nuevas plataformas tecnológicas que permitan acelerar la investigación que afecta a nuestros objetivos, e invertir en ideas con potencial transformador.

Todas nuestras inversiones tienen como objetivo la creación de soluciones que puedan ser aceptadas y aplicadas de forma sostenida en los países en desarrollo. Para acelerar la velocidad de traducción de descubrimientos científicos en soluciones aplicadas, y antes de llevar a cabo ensayos clínicos que requieran mucho tiempo y dinero, perseguimos constantemente la mejor forma de evaluar y perfeccionar intervenciones potenciales (como, por ejemplo, vacunas potenciales).

Buscamos ideas y soluciones que emanen de mentes creativas a nivel mundial especializadas en ámbitos diversos, e invertimos en investigación que fomente los descubrimientos a través de diversos canales, entre ellos nuestros programas de subvenciones Grandes Retos. Junto con los socios del programa Grandes Desafíos, entre los que se cuentan organismos gubernamentales y otras instituciones donantes, trabajamos para definir ámbitos de necesidad urgente, fomentar la colaboración entre investigadores y construir una red mundial de iniciativas y financiamiento para la investigación.

Ámbitos de actuación

Nuestras iniciativas se dividen en cuatro ámbitos fundamentales: descubrimiento de vacunas, descubrimiento de fármacos, salud materna e infantil, así como control de mosquitos portadores de enfermedades.

Descubrimiento de vacunas

El desarrollo de vacunas contra enfermedades infecciosas se ve entorpecido por una serie de problemas, entre ellos la calidad y diversidad insuficientes de los candidatos preclínicos, el lento avance hacia las pruebas tempranas en humanos, y el alto coste de los ensayos clínicos. Por lo general, entre el momento en que se identifica una diana terapeútica y la introducción de una nueva vacuna suelen pasar entre quince y veinte años.

Parche de bajo coste con microaguja para la administración de la vacuna de la polio inactivada, actualmente en fase de prueba.

Por ello, invertimos en tecnologías capaces de identificar vacunas potenciales prometedoras y las perfeccionamos antes de llevar a cabo ensayos clínicos que requieren mucho tiempo y dinero. También invertimos en investigación para comprender mejor los factores de salud (como la desnutrición y las infecciones concurrentes) que influyen en la susceptibilidad a las enfermedades infecciosas y en la eficacia de las vacunas. Además, exploramos modelos de colaboración más eficaces con los principales fabricantes de vacunas que nos permitan identificar y perseguir oportunidades que auguren beneficios mutuos.

Nuestras iniciativas a favor del descubrimiento de nuevas vacunas se centran en el desarrollo de tecnologías sobre vacunas y en cubrir lagunas de conocimiento para facilitar la erradicación de la polio, así como también en poner a prueba nuevas estrategias que permitan desarrollar una vacuna de eficacia amplia contra el VIH/sida, o desarrollar vacunas potenciales contra la tuberculosis de forma más rápida y racional.

Descubrimiento de fármacos

Los fármacos antimicrobianos han sido la piedra angular del tratamiento contra enfermedades infecciosas. Sin ambargo, existen relativamente pocos medicamentos para las enfermedades con un mayor impacto en los países en desarrollo. En ese sentido, la tuberculosis y la malaria resistentes a los fármacos suponen también un problema creciente.

Trabajamos para agilizar la identificación de los mejores fármacos potenciales y, como en el caso del descubrimiento de vacunas, exploramos oportunidades de colaboración con empresas farmacéuticas, que atesoran unos recursos y una experiencia incomparables. También perseguimos el desarrollo de nuevas tecnologías y nuevos enfoques que permitan ralentizar la evolución y propagación de la resistencia a los fármacos, ya sea mediante formulaciones alternativas o nuevas tecnologías de administración de los fármacos.

Prestamos nuestro apoyo a iniciativas para desarrollar una nueva generación de fármacos, más eficaces y menos tóxicos para el tratamiento de la malaria, la tuberculosis, la leishmaniosis visceral (fiebre negra), la tripanosomiasis humana africana (enfermedad del sueño), la oncocercosis (ceguera de los ríos) y filariasis linfática (elefantiasis), así como para el control de la diarrea aguda. A fin de aprovechar los grandes avances en biología, química y ciencia de materiales, invertimos en el desarrollo de nuevas tecnologías anticonceptivas, incluido el descubrimiento de fármacos anticonceptivos no hormonales.

Salud materna e infantil

Para poder identificar la influencia que factores como la nutrición, las infecciones y la exposición a toxinas ambientales tienen en la salud materna, fetal, perinatal e infantil se requieren estudios científicos de naturaleza muy diversa.

Un equipo australiano está desarrollando una forma inhalable de oxitocina, un fármaco utilizado para tratar las hemorragias postparto.

Desde la Fundación invertimos en la investigación de las causas de los partos prematuros (una de las principales causas de mortalidad infantil) y en el desarrollo de estrategias de prevención innovadoras; financiamos proyectos que investigan las causas de los problemas de crecimiento intrauterino y durante los primeros dos años de vida del niño (fase en la que los problemas graves de salud pueden mermar el crecimiento y afectar la salud a largo plazo), y que buscan nuevas maneras de prevenir o revertir trastornos de desarrollo como la atrofia o el deterioro progresivo. Uno de esos proyectos, por ejemplo, pretende establecer estándares de crecimiento fetal midiendo el crecimiento del feto en condiciones óptimas en diversos lugares del mundo. También invertimos en investigación para abordar los retos a los que se enfrentan madres y recién nacidos desde el momento del parto hasta pasadas cuarenta y ocho horas, el período más peligroso para ambos. Este tipo de iniciativas incluyen, por ejemplo, un proyecto que trata de desarrollar una forma inhalable de polvo de oxitocina para tratar las hemorragias postparto.

Control de mosquitos portadores de enfermedades

Cada año, los mosquitos transmiten un gran número de enfermedades graves a millones de personas, entre las cuales se encuentran la malaria y el dengue. Una de las estrategias para luchar contra estas enfermedades es el uso de insecticidas para exterminar los mosquitos portadores de enfermedades, conocidos también como vectores. Sin embargo, los mosquitos han desarrollado una resistencia creciente a muchos de los insecticidas disponibles, y otros son demasiado tóxicos para su uso generalizado. Además, la eficacia de las medidas requiere también un cambio en los hábitos de la población (de la instalación de mosquiteras en las camas, por ejemplo), así como fondos para la implementación de sistemas de distribución.

Entre nuestras inversiones destinadas al control de vectores se encuentran métodos biológicos y genéticos no tradicionales, así como nuevas intervenciones químicas con las que se pretende mermar o incapacitar a las poblaciones de mosquitos portadores de enfermedades. Existe un proyecto de control biológico del dengue surgido en el marco del programa de subvenciones Grandes Retos en Salud Pública Mundial que se encuentra ya en la fase de ensayos de campo en Australia, y que está a la espera de la aprobación para llevar a cabo más ensayos de campo en Brasil, Indonesia, Vietnam y Tailandia.

Hay diversos programas de control de vectores financiados por el programa de subvenciones Exploraciones de Grandes Desafíos (entre ellos uno que estudia el uso de infrarrojos para crear una mosquitera para camas invisible y fácil de usar) que podrían ayudar a conseguir el objetivo de la erradicación de la malaria.


Programas de apoyo

 

Programas de subvenciones Grandes Retos

Nuestros programas de subvenciones Grandes Retos son una de las herramientas a través de las que fomentamos grandes progresos en salud y desarrollo mundiales. El objetivo de estos programas es fomentar la participación de mentes creativas de todas las disciplinas científicas en todo el mundo (incluidas personas que tradicionalmente no han participado en la investigación en materia de salud pública a nivel mundial) para que busquen soluciones innovadoras a desafíos mundiales específicos en salud pública y desarrollo.

Un dispositivo en desarrollo por parte de una empresa estadounidense utiliza microagujas y un sistema de succión de vacío para extraer muestras de sangre para el diagnóstico médico de forma segura e indolora.

El programa de Grandes Retos en Salud Pública Mundial se inició en el 2003 con el objetivo de abordar los retos persistentes a los que se enfrentan quienes trabajan para mejorar la salud pública en los países en desarrollo. El programa arrancó con la adjudicación de 45 subvenciones dotadas con más de 450 millones de dólares a científicos de 33 países. En el 2011, también dentro del marco de este mismo programa, lanzamos una serie de nuevas iniciativas encaminadas a descubrir biomarcadores de salud y enfermedades, así como nuevas formas lograr un nacimiento, crecimiento y desarrollo más saludables.

En el 2008, lanzamos Exploraciones de Grandes Retos, un nuevo programa para fomentar soluciones aún más audaces en ámbitos específicos. Cualquier persona que tenga una idea prometedora puede presentar su proyecto rellenando una simple solicitud de dos páginas por Internet, sin necesidad de aportar información preliminar. Las subvenciones iniciales están dotadas con 100 000 dólares, y los proyectos que obtengan resultados satisfactorios pueden beneficiarse de una subvención de hasta un millón de dólares.

Hasta la fecha se han otorgado casi 800 subvenciones iniciales en el marco de Exploraciones de Grandes Retos a científicos de 53 países. Aunque originalmente se creó para dar respuesta a proyectos de salud pública mundial, cada vez son más los equipos de la Fundación que encuentran nuevas aplicaciones para el programa. Entre estas se encuentran los programas «La ayuda, ayuda: pásalo», pensado para encontrar nuevas formas de descubrir y divulgar historias que inspiren a más personas a apoyar la causa de la ayuda al desarrollo, o (Innovaciones que ahorran tiempo a las pequeñas agricultoras).

Los gobiernos y ONG de todo el mundo están elaborando sus propios programas dentro el marco de Grandes Retos y destinando cantidades importantes de dinero a este fin, tanto de manera independiente como en colaboración con la Fundación. Por ejemplo, el Gobierno de Canadá ha otorgado 225 millones de dólares canadienses a la organización sin ánimo de lucro Grandes Retos Canadá para que financie proyectos de salud pública mundial que integren innovaciones científicas, sociales y comerciales. Asimismo, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) ha creado una serie de programas que ha bautizado como Grandes Retos para el Desarrollo: el primero de ellos, llamado Salvar Vidas en el Parto, cuenta con la colaboración tanto de Grandes Retos Canadá como de la Fundación. Finalmente, en el 2012 se fundó Grandes Retos Brasil, que sirve de marco de trabajo y cooperación entre el Gobierno de Brasil y la Fundación, y cuya primera iniciativa conjunta se centra en reducir el número de partos prematuros.

Programa ético, social y cultural

La Fundación otorga una gran importancia a las consideraciones éticas, sociales y culturales en todos los ámbitos. Además de actuar con respeto y sensibilidad hacia las comunidades con las que trabajamos, ponemos todo de nuestra parte para garantizar el grado de aceptación más alto posible, un factor que es requisito indispensable para el éxito.

Un equipo internacional de biólogos está investigando diversas fórmulas de reducir el tiempo de vida de los mosquitos portadores del dengue.

Si bien la misión original del Programa ético, social y cultural (PESC) consistía en brindar apoyo al programa de Grandes Retos en Salud Pública Mundial, en la actualidad, dicho programa se ha integrado también en equipos vinculados a múltiples programas de la Fundación con el objeto de anticipar y superar las barreras culturales en los ámbitos de la salud pública mundial y las iniciativas de desarrollo. Algunas de las últimas aportaciones del programa ESC son la creación de unas directrices de implicación comunitaria en estudios farmacológicos contra la tuberculosis, la orientación a la hora de compartir información relacionada con la polio, así como el desarrollo de un modelo de colaboración que fomente la cooperación y la confianza entre los grupos públicos y privados que trabajan para mejorar las condiciones de nutrición de niños y lactantes. 


Viste nuestro blog

Conectar