Nuestra causa

Suministro de vacunas

Estrategia

Imprimir

Niños en la ceremonia de lanzamiento de una vacuna nueva contra la meningitis en Uagadugú (Burkina Faso). (Fotografía © PATH / Gabriel Bienczycki)

Nuestro objetivo:

erradicar enfermedades prevenibles mediante vacunación en el mundo entero.

El reto

A grandes rasgos

Las vacunas, unas de las inversiones más rentables del ámbito de la salud mundial, salvan alrededor de 2,5 millones de vidas al año. Sin embargo, cada 20 segundos, un niño muere de una enfermedad prevenible mediante vacunación como diarrea o neumonía.

Unos 200 países han aprobado una meta compartida —conocida como el Decenio de las Vacunas— con el propósito de hacer que todas las personas del mundo se beneficien de la vacunación para el año 2020.

La Fundación se esfuerza por garantizar el suministro de vacunas actuales que salvan vidas donde más se las necesita. También apoyamos el desarrollo de nuevas vacunas, así como novedosos enfoques y tecnologías en materia de suministro.

La Fundación ha destinado 2500 millones de dólares a la Alianza GAVI, una colaboración público-privada que ha desempeñado un papel decisivo en la ampliación del acceso a las vacunas existentes y la aceleración de la introducción de vacunas nuevas en los países en desarrollo.

Nuestra estrategia de suministro de vacunas, actualizada en el 2012, es dirigida por su director Orin Levine y es parte de la División de Desarrollo Mundial de la Fundación.

Año tras año, las vacunas salvan millones de vidas y son unas de las intervenciones en materia de salud más rentables que se hayan concebido. Gracias a la vacunación, se ha erradicado la viruela, se ha reducido en un 74 % la mortalidad infantil por el sarampión durante los últimos diez años y se ha alcanzado la erradicación casi total de la poliomielitis.  

A pesar de estos grandes avances, urge aún la necesidad de hacer llegar a todos los niños vacunas vitales. Uno de cada cinco niños en el mundo no recibe siquiera las vacunas más básicas. Como consecuencia, aproximadamente 1,5 millones de niños mueren cada año —uno cada 20 segundos— de enfermedades prevenibles mediante vacunación como diarrea y neumonía. Decenas de miles de otros niños padecen afecciones graves o enfermedades que causan discapacidad permanente. 

En los países más pobres, las vacunas suelen ser caras. Además, con frecuencia se debe hacer frente a desafíos como la escasez de suministros y la carencia de profesionales de la salud capacitados. Por otra parte, la poca fiabilidad de los sistemas de transporte y de las instalaciones para el almacenamiento de los suministros también dificulta la conservación de vacunas de alta calidad que necesitan refrigeración.

Oportunidades

La cobertura de inmunización a nivel mundial nunca ha sido mayor que en la actualidad. Se vacuna a más de 100 millones de niños contra la tuberculosis, poliomielitis, sarampión, difteria, tétanos, tos ferina, hepatitis B, Haemophilus influenzae tipo b y, en algunos países, fiebre amarilla. Estas vacunas salvan alrededor de 2,5 millones de vidas cada año.

 Los beneficios de la vacunación van más allá de proteger a los niños contra enfermedades. Según un estudio reciente realizado en Filipinas, los niños vacunados están más sanos durante la infancia y obtienen puntuaciones considerablemente más altas en pruebas de lengua, matemáticas y razonamiento verbal.

 Unos 200 países han aprobado una meta compartida —conocida como el Decenio de las Vacunas— con el propósito de que todas las personas del mundo se beneficien de la vacunación para el año 2020 y, de esa manera, salvar más de 20 millones de vidas. La erradicación de la polio es una de las prioridades clave. Esta colaboración internacional ha dado lugar al Plan de Acción Mundial sobre Vacunas (GVAP, por sus siglas en inglés), una hoja de ruta para ampliar el suministro de un conjunto básico de vacunas, hacer llegar a los países en desarrollo las vacunas que están disponibles en los países más ricos, y apoyar la investigación y el desarrollo en materia de vacunas.

Nuestra estrategia

En la Fundación Bill y Melinda Gates, todas nuestras inversiones en materia de vacunas e inmunización contribuyen a alcanzar las metas del Decenio de las Vacunas. Como integrantes de la gran comunidad abocada al ámbito de las vacunas —que incluye a gobiernos nacionales, otros donantes, organizaciones internacionales, el sector privado, universidades, organizaciones de la sociedad civil, organizaciones religiosas y comunidades—, nos esforzamos por garantizar la introducción de vacunas vitales existentes en los países en los que más se necesitan. Asimismo, promovemos las medidas innovadoras necesarias para desarrollar vacunas, tecnologías y enfoques de suministro nuevos.

Ámbitos de actuación

Inmunización sistemática

En definitiva, nuestra labor en materia de vacunación depende de la solidez de los sistemas de cada país. Por ello, invertimos en asociados cuyos programas fortalecen y prestan apoyo a esos sistemas. Entre nuestros asociados se cuentan la OMS, UNICEF, la Alianza GAVI y organizaciones de la sociedad civil.

Una enfermera en Accra (Ghana) prepara una vacuna que brinda protección contra varias enfermedades.

También destinamos fondos a herramientas y labores de investigación, como iniciativas para mejorar la obtención y el análisis de datos relacionados con vacunas, medir el progreso de las campañas de vacunación y desarrollar herramientas de diagnóstico capaces de ayudar a los trabajadores de la salud a evaluar la inmunidad frente a enfermedades.

Fortalecer las cadenas de suministro y logística también resulta prioritario. Prestamos nuestro apoyo a la concepción de nuevas herramientas y enfoques que pueden ayudar a los países a mejorar el transporte, el suministro y el manejo de las vacunas. Esto cobra particular importancia cuando los países se preparan para suministrar vacunas más nuevas y más costosas a un mayor número de personas. Muchas vacunas son termosensibles, por lo que necesitan almacenamiento, transporte y manipulación especiales para garantizar un suministro eficaz y seguro.

En materia de inmunización sistemática, creemos que el control del sarampión merece mayor atención. Abogamos por una mayor solidez de los  sistemas ordinarios de suministro de vacunas, así como por campañas educativas bien planificadas y  bien gestionadas. Prestamos especial atención a ciertos países —incluidos la India, Nigeria y Etiopía—que tienen un gran número de niños que no están vacunados y en los que tenemos una estrecha relación con los gobiernos y una amplia gama de inversiones de otro tipo.

En la India, nuestra actuación se centra en los estados de Bihar y Uttar Pradesh. En Bihar, en particular, continuamos la labor comenzada por iniciativas que han logrado ampliar la cobertura vacunal. Por otra parte, prestamos apoyo a programas dirigidos a someter a prueba y evaluar una serie de innovaciones, entre las cuales se encuentran las tecnologías que se emplean en el registro, el seguimiento y el mapeo de vacunas. También invertimos en nuevas formas de generar demanda de inmunizaciones y fomentar la sensibilización acerca de ellas entre los proveedores de servicios de salud y las familias.

Introducción de vacunas

Trabajadores de la salud en el lanzamiento de la vacuna contra la meningitis MenAfriVac en Uagadugú (Burkina Faso). (Fotografía © PATH / Gabriel Bienczycki)

Una de nuestras colaboraciones más importantes se da con la Alianza GAVI, una asociación público-privada del ámbito mundial compuesta por científicos, expertos en materia de salud, líderes gubernamentales, empresarios y organizaciones filantrópicas, que tiene el propósito de vacunar a todos los niños del mundo. GAVI otorga financiamiento para comprar vacunas para los países que más las necesitan, así como para brindarles apoyo técnico. Desde 1999, la Fundación ha destinado 2500 millones de dólares estadounidenses a la Alianza GAVI.

GAVI está colaborando con diferentes países en la introducción de vacunas contra las enfermedades neumocócicas y el rotavirus, principales causantes de la neumonía y la diarrea intensa respectivamente. Estas son algunas de las causas principales de mortalidad infantil en los países en desarrollo. Asimismo, esta alianza apoya proyectos piloto para planificar la introducción de la vacuna contra el virus del papiloma humano, que brinda protección contra el cáncer de cuello uterino, una de las causas principales de mortalidad por cáncer entre las mujeres de los países en desarrollo.

Un niño recibiendo una vacuna en Silte (Etiopía).

Históricamente, las vacunas disponibles en los países más ricos han tardado entre 15 y 20 años en llegar a las naciones más pobres. Ese plazo se está acortando, en parte gracias a la labor de GAVI con el sector específico, que ha ayudado a reducir el precio de las vacunas.




Enfoques innovadores y basados en el mercado

A fin de hacer llegar las vacunas nuevas más prometedoras a las poblaciones que las necesitan, formamos parte de redes de asociados innovadoras que cubren el espectro completo de actividades, desde el descubrimiento hasta el suministro pasando por el desarrollo. Así, por ejemplo, prestamos nuestro apoyo a una asociación de importancia entre PATH, la OMS, el Serum Institute of India, y gobiernos africanos para desarrollar una vacuna de bajo costo para prevenir la meningitis A. MenAfriVac, la primera vacuna diseñada especialmente para su utilización en África, produjo un espectacular descenso de las infecciones de meningitis A a un año de su introducción. Por otra parte, hoy se encuentran en etapas avanzadas de desarrollo unas vacunas prometedoras para prevenir la malaria y el dengue, las cuales podrían tener gran repercusión en la lucha contra esas enfermedades.

Trabajadores en el Serum Institute of India, un gran productor de vacunas asequibles utilizadas en los países en desarrollo.

Asimismo, la Fundación invierte en investigación y desarrollo para mejorar las vacunas que existen en la actualidad. Entre otras, las mejoras comprenden el uso de coadyuvantes nuevos que refuerzan la respuesta inmunitaria y además son capaces de reducir la cantidad de antígeno necesario por dosis, lo que, por consiguiente, reduce el costo de las vacunas. Otras vacunas mejoradas acaban siendo más fáciles de administrar porque se necesita una menor cantidad de dosis. También prestamos nuestro apoyo a labores de investigación para simplificar el suministro de vacunas mediante innovaciones como sistemas de suministro sin aguja y vacunas termoestabilizadas que no necesitan refrigeración.

Además de la oferta y la demanda, el precio de una vacuna nueva tiene una importancia decisiva en lo que respecta al éxito de su lanzamiento y a su utilización de forma sostenible. Sin una idea clara de la demanda de una vacuna o de los métodos de suministro, los fabricantes no tienen incentivo para invertir en el desarrollo y la fabricación de un producto. Para hacer frente a este desafío, estamos colaborando con la industria privada en lo relativo a mecanismos de financiamiento innovadores basados en el mercado para garantizar el desarrollo de vacunas al menor costo posible.

Estos mecanismos de financiamiento han reducido los precios de las vacunas contra el rotavirus y las enfermedades neumocócicas, así como el precio de la vacuna pentavalente, que brinda protección contra cinco enfermedades mortales con una inyección.  Nos hemos dado a la tarea de garantizar el suministro suficiente de estas vacunas para satisfacer las necesidades de abastecimiento de distintos países del mundo.

La competencia nueva también hará que las vacunas sean más asequibles. Prestamos nuestro apoyo al desarrollo de instalaciones de fabricación y a la entrada de nuevos competidores al mercado a fin de garantizar la producción de vacunas de calidad en cantidades suficientes y a un costo reducido. Los fabricantes de vacunas en Brasil, la India y la China han mejorado de forma constante la calidad de sus productos y causarán la baja de los precios en el ámbito internacional.

Toma de decisiones basada en datos empíricos

Las autoridades de los países en desarrollo deben considerar una serie de factores antes de decidir qué vacunas nuevas introducirán y cuándo las introducirán.

Es preciso que estudien los efectos de una enfermedad determinada en su país, si una vacuna nueva será eficaz en una población determinada y cuáles serán sus beneficios si se los compara con los beneficios de otras intervenciones de salud.

El primer bebé en recibir una vacuna pentavalente introducida en la India por la Alianza GAVI. (Fotografía © GAVI Alliance)

Nos abocamos a brindar análisis y datos fiables para ayudar a las autoridades a evaluar vacunas nuevas y acelerar el proceso de toma de decisiones. Si se quiere calcular precisamente la relación costo-beneficio de las inmunizaciones es esencial contar con información exacta acerca de la carga financiera de las enfermedades. Los países también necesitan información acertada sobre precios y productos para adquirir los mejores productos al menor costo posible. Posteriormente, nuestros asociados pueden asistir a quienes toman las decisiones en los procesos de planificación con vistas a introducir una vacuna.


Defensa de la causa

Nuestra labor en el ámbito internacional, nacional y local tiene por objeto garantizar que la vacunación continúe teniendo carácter prioritario. Nos hemos propuesto apoyar y fortalecer a la Alianza GAVI y a nuestros otros asociados que se dedican a mejorar y ampliar el alcance de la inmunización.

Viste nuestro blog

Conectar