Nuestra causa

Desarrollo agrícola

Resultados de la optimización de la nutrición provenientes de las inversiones en agricultura

Atrás

Imprimir

En la Fundación Bill & Melinda Gates, reconocemos que el aumento de la productividad agrícola y el fomento de una buena nutrición son aspectos profundamente interrelacionados para hacer frente al hambre y la pobreza. Creemos que el trabajo conjunto de los sectores de la agricultura y la nutrición nos permitirá reducir más eficazmente los problemas críticos del hambre y la malnutrición entre las mujeres y los niños de los países en vía de desarrollo. Por ello, nuestros equipos de Desarrollo Agrícola y Nutrición se han volcado a la búsqueda de métodos complementarios y de cooperación en estas áreas.

En conjunto, hemos elaborado un documento que incluye:

  • Un análisis de la bibliografía que estudia los vínculos entre las intervenciones agrícola y nutricional
  • Cómo confluyen las estrategias de agricultura y nutrición de la Fundación
  • El subvencionamiento actual y potencial futuro en estas áreas

Resumen del análisis bibliográfico

En 2011, los equipos de desarrollo agrícola y nutrición de la Fundación hicieron un análisis de documentos publicados y de proyectos para investigar los vínculos entre la agricultura y la nutrición. Dicho análisis reveló los siguientes temas y puntos clave.

El acceso a alimentos diversos y nutritivos es fundamental para una buena salud.

  • La buena nutrición generalmente se relaciona con el consumo de alimentos, pero no son lo mismo. Una buena nutrición también depende de prácticas adecuadas de salud y cuidado infantil. Incluso si la persona consume suficiente comida, podría tener deficiencias nutricionales por la falta de vitaminas y minerales esenciales que ofrece una dieta variada, o a causa de una enfermedad (como diarrea o parásitos) que limita la absorción de nutrientes.
  • En África subsahariana y Asia meridional, las deficiencias nutricionales (en términos de energía, vitaminas y minerales) son generalizadas, especialmente entre las mujeres embarazadas y los niños pequeños.
  • Para una buena salud, es fundamental consumir una dieta variada. En muchos países en vía de desarrollo, hasta un 70 por ciento de las calorías diarias de una persona provienen de un solo alimento básico (como el maíz o el arroz), lo cual dificulta el consumo de suficientes vitaminas y minerales.
  • Es esencial mejorar la nutrición de niños pequeños y mujeres en edad fértil. La nutrición deficiente durante el periodo de 1 000 días que contempla los primeros dos años de vida desde la concepción perjudica el desarrollo cerebral y corporal del niño, lo cual pone en grave riesgo el crecimiento, el aprendizaje, y la salud y la productividad a futuro.
  • Las mujeres representan la conexión entre la agricultura, la nutrición y la salud. Como pequeñas agricultoras y cuidadoras de niños, las mujeres toman decisiones diarias sobre la producción y el consumo de alimentos por el bien de sus familias. Las mujeres tienen una probabilidad mucho mayor que los hombres de gastar los ingresos adicionales en alimentos y atención médica, por lo cual el aumento de los ingresos de las mujeres quizá tenga una repercusión proporcional mayor sobre la salud y la nutrición de los niños que los aumentos similares en los ingresos de los hombres. En vista de la poca disponibilidad de tiempo de las mujeres, las intervenciones que influyan en la distribución de su tiempo pueden ayudar a mejorar su propia nutrición y la de sus hijos.

Las mejoras en la nutrición se ven afectadas por factores relacionados y no relacionados con los ingresos.

  • Una mayor productividad agrícola puede mejorar la nutrición de varias formas: al generar más ingresos para comprar más alimentos nutritivos y obtener atención de salud, al aumentar el consumo a partir de la misma producción de una persona y al reducir los precios de los alimentos.
  • El crecimiento de los ingresos basado en la agricultura ha contribuido a las mejoras nutricionales en muchos países durante las últimas décadas, pero el crecimiento económico por sí solo no puede enfrentar la desnutrición en su totalidad. También son importantes otros factores; por ejemplo, las prácticas de alimentación de los niños, el control de los recursos económicos por parte de las mujeres y el estado de salud de las personas.
  • Entre las aportaciones clave para lograr el éxito en la mejora de la nutrición mediante inversiones agrícolas se encuentra el trabajo con las mujeres dedicadas a la agricultura, la educación nutricional, la adaptación de los proyectos a las necesidades específicas de cada comunidad, y un seguimiento y una evaluación estrictos.
  • Existen pocos estudios sobre los resultados relativos a los ingresos y la nutrición de las intervenciones agrícolas, o que intenten comprender la relación entre las dos variables.

La vinculación entre nuestras estrategias de desarrollo agrícola y nutrición

El objetivo de la estrategia de desarrollo agrícola es ayudar a los pequeños agricultores a ser más productivos, con el objetivo principal de reducir la pobreza. El objetivo del programa de nutrición es garantizar que todos los niños tengan la nutrición necesaria para un comienzo sano de la vida. La estrategia de nutrición reconoce que para combatir la desnutrición se necesitan aportaciones de varios sectores, incluida la agricultura. El sector agrícola puede garantizar que las familias rurales tengan acceso no solo a más alimentos, sino también a una amplia variedad de alimentos nutritivos.

Una productividad agrícola ampliada puede mejorar la nutrición de varias formas. En el ámbito social, el crecimiento de la productividad agrícola deriva en mayor disponibilidad de alimentos y menores precios reales de éstos. En el ámbito de la pequeña agricultura, el crecimiento de la productividad aumenta los ingresos rurales y la disponibilidad de alimentos, lo cual permite mejoras en la dieta. A la vez, las intervenciones nutricionales, como el fomento de una dieta variada garantizan que el aumento en los ingresos y en la disponibilidad de alimentos en el ámbito agrícola derive en mejor nutrición para todo el hogar. Las intervenciones nutricionales que se entregan a través del sector agrícola pueden consolidar los vínculos entre el aumento de la productividad agrícola y el mejoramiento de los resultados nutricionales en beneficio de la población más vulnerable en lo relativo a la nutrición: las mujeres y los niños pequeños. Este concepto tiene una presencia cada vez mayor en el corazón de los esfuerzos renovados para lograr que las políticas y los programas agrícolas sean “sensibles respecto a la nutrición”.

La agricultura y la nutrición son parte de un círculo virtuoso. El aumento de la productividad agrícola no solo tiene el potencial de mejorar la nutrición de las familias rurales, sino que los pequeños agricultores que gozan de una mejor salud y una mejor alimentación son más productivos, obtienen más ingresos y contribuyen a un mayor crecimiento económico.

Inversiones complementarias

Existen muchas oportunidades para mejorar la repercusión nutricional de las inversiones agrícolas en toda la cadena de valor agrícola, desde los insumos al proceso de producción hasta la cosecha, el almacenamiento, la comercialización, el procesamiento y la venta al menudeo, así como programas para modificar comportamientos y aumentar la demanda de productos nutritivos. Los programas de Desarrollo Agrícola y Nutrición de la Fundación han elegido áreas específicas de interés en la cadena de valor y están realizando inversiones complementarias en las siguientes áreas:

Biofortificación

La labor de la Fundación para mejorar la nutrición de alimentos básicos clave mediante el desarrollo de variedades fortalecidas ha perdurado y comenzó antes del establecimiento del programa de desarrollo agrícola. Este método, llamado biofortificación, es una forma sustentable y de bajo costo de ofrecer un mejor acceso a los micronutrientes para las comunidades rurales que principalmente consumen alimentos no procesados. Entre las inversiones clave de esta área se encuentran los siguientes alimentos fortalecidos nutricionalmente: camotes, maíz, alubias, mandioca, arroz, plátanos, mijo perla y trigo (consulte la siguiente tabla). Nuestros socios han demostrado exitosamente que se pueden lograr niveles más altos de nutrientes mediante la mejora genética de cultivos y están ahora ingresando a una etapa de entrega de muchos de estos productos. Hasta hoy, nuestros equipos de Desarrollo Agrícola, Nutrición y Descubrimiento de Salud Pública Mundial han anunciado aproximadamente 100 millones de dólares estadounidenses para el desarrollo y la distribución de alimentos básicos fortalecidos nutricionalmente.

 Cultivo  Nutrientes fortalecidos
 Camote  Vitamina A
 Maíz  Vitamina A
 Alubias  Hierro
 Mandioca  Vitamina A, hierro y proteína
 Arroz  Vitamina A, zinc
 Plátano  Vitamina A, hierro
 Mijo perla  Zinc
 Trigo  Zinc

Orientación nutricional

Los programas que interactúan directamente con los agricultores tienen una oportunidad significativa de entregar información acerca de prácticas y comportamientos que mejoran la nutrición junto con información sobre agricultura. Varios programas, incluido el proyecto Desarrollo de Lácteos de África del Este de Heifer International  y el Farm Concern International’s Domestic Horticulture Markets program, está buscando actualmente desarrollar este método. Fortaleceremos y ampliaremos esta integración de orientación nutricional hacia nuestros programas agrícolas, incorporando las mejores prácticas de los programas sobre cambio en el comportamiento. Dirigiremos nuestra mayor atención a las legumbres y el ganado, ya que ofrecen oportunidades únicas de mejorar la diversidad y la nutrición dietéticas en el ámbito de los hogares. Especialmente, trabajaremos para llegar a las mujeres dedicadas a la agricultura y garantizar que su mayor productividad derive en mejores niveles de salud y nutrición para sus familias.

Micotoxinas

Las aflatoxinas dañinas y otras micotoxinas perjudican un porcentaje significativo de cultivos en todo el mundo y pueden provocar cáncer, supresión del sistema inmunológico y enfermedad hepática en humanos y animales domésticos. En 2011, el equipo de desarrollo agrícola invirtió en Partnership for Aflatoxin Control in Africa (PACA) para buscar soluciones eficaces y de bajo costo para este problema. En 2012, los equipos de desarrollo agrícola, enfermedad entérica y nutrición de la Fundación convocaron conjuntamente a una reunión de algunos de los investigadores de micotoxinas más reconocidos en el mundo para abordar la repercusión en la salud de las micotoxinas y medidas de control. Los tres equipos están trabajando en conjunto con las partes interesadas para comprender la carga del problema y sus repercusiones sobre el crecimiento y el desarrollo infantiles, y para generar intervenciones asequibles en función de los costos a fin de ayudar a controlar el problema.

Políticas y defensoría

La limitada comunicación entre los sectores agrícola y de nutrición y la deficiente planeación conjunta a nivel nacional han reducido el efecto de las intervenciones en ambas áreas. Es fundamental crear un entorno facilitador, que incluya a instituciones nacionales eficaces, para el desarrollo y la puesta en marcha de políticas y programas agrícolas sensibles respecto a la nutrición. También existe la necesidad de tener conjuntos de datos nacionales que contengan variables agrícolas, de ingresos y de nutrición para los mismos hogares, además de comprender mejor y fortalecer los vínculos entre ellas. La Fundación ha apoyado plataformas nacionales e internacionales para la colaboración interdisciplinaria, y el desarrollo y la integración de componentes agrícolas en la planeación de políticas de nutrición de varios países. Por ejemplo, participando en la Visión 2020 del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias y participando en la iniciativa REACH de la ONU. La IFPRI 20/20 conference celebrada en 2011 es un ejemplo de convención internacional, al mismo tiempo que UN REACH es un ejemplo de una plataforma de colaboración interdisciplinaria continua que ofrece herramientas e información dirigidas al nivel nacional. También hemos avalado el movimiento internacional Scaling Up Nutrition, que fomenta un método de colaboración multisectorial para hacer frente a la desnutrición.

Objetivos de investigación

La Fundación reconoce la importancia de la investigación, el aprendizaje y la evaluación estrictos para orientar las políticas y la toma de decisiones a fin de garantizar mejoras programáticas continuas. Deseamos garantizar que los proyectos agrícolas que buscan generar un impacto nutricional tengan un diseño de evaluación sólido de manera que tengamos un mejor conocimiento sobre cómo multiplicar la repercusión de las inversiones agrícolas sobre los resultados nutricionales.

Un crecimiento agrícola de base amplia y una mayor disponibilidad de alimentos aún pueden fracasar y no producir mejoras nutricionales de amplia difusión. A fin de comprender mejor los casos en los que el crecimiento agrícola significativo ha producido ventajas nutricionales igualmente significativas, como en la India, la Fundación ha apoyado iniciativas de investigación profunda, como el proyecto Tackling the Agriculture-Nutrition Disconnect in India (TANDI). A continuación se resumen las prioridades de investigación y aprendizaje futuro para consolidar nuestro trabajo y el más amplio trabajo del sector agrícola-nutricional.

Comprensión de la senda agrícola-nutricional a nivel popular y de los hogares

  • ¿Cómo calculamos la repercusión más amplia de los proyectos agrícolas sobre los consumidores, incluidos los efectos sobre el precio, los gastos en alimentos y el consumo de alimentos?
  • ¿Cuáles son los enlaces y las mermas de la senda agrícola-ingresos-nutricional, incluidos los ingresos de los hogares, la producción agrícola, las ventas agrícolas, los gastos en alimentos, el consumo de alimentos, las prácticas de alimentación, la distribución de alimentos dentro de los hogares, las prácticas de alimentación infantil, la morbilidad de niños y mujeres, además del estado nutricional de niños y mujeres? ¿Qué enlaces en la senda agrícola-ingresos-nutricional son más importantes para mejorar los resultados de salud e idóneos para la intervención?
  • ¿En qué circunstancias los aumentos en los ingresos agrícolas derivan en mejores resultados nutricionales?
  • ¿Cuál es el efecto de la labor agrícola sobre la salud y la nutrición de las mujeres y los niños pequeños?

Mejoramiento de los resultados nutricionales en la cadena de valor agrícola

  • ¿Cómo se pueden diseñar las intervenciones agrícolas para mejorar los resultados nutricionales dentro de las familias dedicadas a la agricultura?
  • ¿Cuáles puntos de entrada de la cadena de valor agrícola generan la repercusión potencial mayor para el mejoramiento de la nutrición de mujeres y niños?
  • ¿Pueden el crecimiento agrícola y la nutrición estar más estrechamente conectados si se concentran más en las mujeres dedicadas a la agricultura y su productividad?
  • ¿Cuáles son los mejores mecanismos de entrega para orientar en temas nutricionales a los hogares dedicados a la agricultura?

Medición del impacto nutricional de los proyectos agrícolas

  • ¿Cuáles son los indicadores adecuados para medir la repercusión nutricional de las intervenciones agrícolas?
  • ¿De qué manera deben variar los indicadores de la repercusión y los “estándares de evidencia creíble” en toda la cadena de valor en el caso de distintas intervenciones (por ejemplo, biofortificación, mejor procesamiento de alimentos y mejores métodos de almacenamiento, cambio en el comportamiento, cambio de políticas)?
  • ¿Una mayor diversidad en la producción de alimentos del hogar deriva en dietas más diversas consumidas por los hogares dedicados a la agricultura y los miembros individuales, como las mujeres y los niños?
Viste nuestro blog

Conectar